Jueves, 20 de julio del 2017

Chavín de Huántar: se conmemoran 20 años del rescate de los rehenes

Chavín de Huántar: se conmemoran 20 años del rescate de los rehenes  | Actualidad Acción militar permitió liberar, tras 126 días, a las personas retenidas por miebros del MRTA

Operación Chavín de Huantar. Foto: archivo El Comercio

Acción militar permitió liberar, tras 126 días, a las personas retenidas por miebros del MRTA

Mañana, sábado 22 de abril, se cumple el vigésimo aniversario de la exitosa operación Chavín de Huántar. El escuadrón de operaciones especiales, conformado por comandos del Ejército y de la Fuerza de Infantería de la Marina de Guerra del Perú, consiguió rescatar a los 72 rehenes que estaban retenidos por un grupo de terroristas.

[LEE: Chavín de Huántar:absuelven al coronel Zamudio de la muerte del camarada ‘Tito’]

Como se recuerda, la noche del 17 de diciembre de 1996,14 terroristas del Movimiento Revolucionario Túpac Amaru (MRTA) tomaron la residencia del embajador del Japón. Dentro del inmueble se encontraban aproximadamente 600 personas que estaban conmemorando un aniversario más del nacimiento del Emperador Akihito.

El líder de la operación terrorista, Néstor Cerpa Cartolini, exigía que el Gobierno liberara a 400 miembros del MRTA, a cambio de liberar a todos los rehenes. Durante los primeros meses de la toma de la residencia, los terroristas fueron liberando a las mujeres, ancianos y empleados del evento,  a petición del Comité Internacional de la Cruz Roja. Es así que mantuvieron a 72 rehenes que tenían peso político.

Durante los 126 días que duró la toma de la residencia, el entonces Ministro de Educación, Domingo Palermo fue nombrado negociador durante la crisis. Por su parte, el entonces arzobispo de Ayacucho, Juan Luis Cipriani, fue parte de la comisión negociadora.

Después del rescate se supo que monseñor Cipriani aprovechó sus ingresos a la residencia de Japón no solo para dar los sacramentos a los terroristas y a los rehenes. El actual cardenal Cipriani logró introducir una guitarra, la Biblia y libros para los rehenes. Algunos de esos objetos tenían micrófonos para que los rehenes se pudieran comunicar con el exterior.

Los miembros de la Policía Nacional también ayudaron a los comandos Chavín de Huántar. Más de 50 policías miembros de la Dirección contra el Terrorismo iniciaron, mediante 45 micrófonos, la escucha de las conversaciones entre los terroristas. Para ello, fue  muy útil la colaboración del almirante Luis Giampietri y otros rehenes militares.

Finalmente, el 22 de abril de 1997, un escuadrón de 148 comandos dio inicio a la operación Chávin de Huántar. Ellos ingresaron por unos túneles hechos por mineros traídos, especialmente, de La Oroya y Cerro de Pasco. Los túneles tuvieron en total cuatro salidas. Dichos conductos pasaban justo debajo de la sala, del comedor y de la biblioteca de la residencia de Japón.

Si bien la operación fue exitosa, hubo bajas. De los rehenes, murió el magistrado Carlos Giusti, vocal titular de la Corte Suprema. Por parte de los comandos, perdieron la vida Juan Valer y Jesús Jiménez. En cuanto a los terroristas del MRTA, los 14 miembros que tomaron la residencia murieron.

[LEE: Pablo Sánchez: comandos Chavín de Huántar no pueden ser procesados]

Pasaron 20 años para que los comandos Chavín de Huántar recibieran un reconcomiendo oficial. En la semana de la conmemoración del vigésimo aniversario del exitoso rescate de los rehenes, el Congreso y el presidente de la República rindieron homenaje a los comandos.

Primero, el Congreso aprobó el proyecto de ley que los declaró ‘Héroes de la Democracia’. Este reconocimiento conlleva la atención médica gratuita, medicinas, facilidades para cursar estudios universitarios y una bonificación económica.

Por su parte, el presidente Pedro Pablo Kuczynski (PPK) les otorgó la Orden Militar de Ayacucho en el grado de Gran Cruz. Tras hacer la entrega de la condecoración respectiva, PPK declaró que los comandos Chavín de Huántar no solo rescataron a los rehenes, sino que liberaron a 24 millones de peruanos del terrorismo.