Martes, 24 de octubre del 2017

Cancilleres de América Latina condenan el quiebre democrático en Venezuela

Ricardo Luna. Foto: Cancillería

Canciler Ricardo Luna convocó a la reunión tras denuncias de fraude en elección de Asamblea Constituyente
Canciler Ricardo Luna convocó a la reunión tras denuncias de fraude en elección de Asamblea Constituyente

Los cancilleres de 17 países de América Latina se reunieron en Lima, tras la convocatoria del Gobierno del Perú, para analizar la crisis política y social que afecta a Venezuela y buscar una posición conjunta sobre el régimen de Nicolás Maduro

LEE MÁS | ONU denuncia uso de "fuerza excesiva" y "torturas" en Venezuela

Producto de esta cita se emitió la Declaración de Lima que contiene 16 puntos, entre los cuales condenan el quiebre democrático en Venezuela, el rechazo a la Asamblea Constituyente y la solidaridad con la Asamblea Nacional “democráticamente electa”.  

“Lo que ha pasado en Venezuela con el establecimiento de la Asamblea Constituyente es un quiebre definitivo de lo que teníamos hasta ahora, el desdibujo de las instituciones democráticas (…) estamos en una situación que no tiene salida y es imposible que los países de la región no podamos actuar y por eso convocamos a esta cita”, dijo el canciller peruano Ricardo Luna.

A continuación les compartimos los 16 puntos que se acordaron en la Declaración de Lima:

1. Su condena a la ruptura del orden democrático en Venezuela.
 
2. Su decisión de no reconocer a la Asamblea Nacional Constituyente, ni los actos que emanen de ella, por su carácter ilegítimo.
 
3. Su pleno respaldo y solidaridad con la Asamblea Nacional, democráticamente electa.
 
4. Los actos jurídicos que conforme a la Constitución requieran autorización de la Asamblea Nacional, sólo serán reconocidos cuando dicha Asamblea los haya aprobado.
 
5. Su enérgico rechazo a la violencia y a cualquier opción que involucre el uso de la fuerza.
 
6. Su apoyo y solidaridad con la Fiscal General y los integrantes del Ministerio Público de Venezuela y exigen la aplicación de las medidas cautelares emitidas por la Comisión Interamericana de Derechos Humanos.
 
7. Su condena a la violación sistemática de los derechos humanos y las libertades fundamentales, a la violencia, la represión y la persecución política, la existencia de presos políticos y la falta de elecciones libres bajo observación internacional independiente.
 
8. Que Venezuela no cumple con los requisitos ni obligaciones de los miembros del Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas.
 
9. Su seria preocupación por la crisis humanitaria que enfrenta el país y su condena al gobierno por no permitir el ingreso de alimentos y medicinas en apoyo al pueblo venezolano.
 
10. Su decisión de continuar la aplicación de la Carta Democrática Interamericana a Venezuela.
 
11. Su apoyo a la decisión del MERCOSUR de suspender a Venezuela en aplicación del Protocolo de Ushuaia sobre Compromiso Democrático. 
 
12. Su decisión de no apoyar ninguna candidatura venezolana en mecanismos y organizaciones regionales e internacionales.
 
13. Su llamado a detener la transferencia de armas hacia Venezuela a la luz de los artículos 6 y 7 del Tratado sobre el Comercio de Armas.
 
14. Que, teniendo en cuenta las condiciones actuales, solicitarán a la Presidencia Pro Témpore de la CELAC y a la Unión Europea, la postergación de la Cumbre CELAC-UE prevista para octubre de 2017.
 
15. Su compromiso de mantener un seguimiento de la situación en Venezuela, a nivel de Cancilleres, hasta el pleno restablecimiento de la democracia en ese país, y de reunirse a más tardar en la próxima sesión de la Asamblea General de Naciones Unidas, oportunidad en la que podrán sumarse otros países.
 
16. Su disposición a apoyar de manera urgente y en el marco del respeto a la soberanía venezolana, todo esfuerzo de negociación creíble y de buena fe, que tenga el consenso de las partes y que esté orientado a alcanzar pacíficamente el restablecimiento de la democracia en el país.

LEE MÁS | Venezuela: Constituyente crea ‘comisión de la verdad’ para juzgar violencia

Los altos funcionarios que participaron son:

Eladio Loizaga (Paraguay)
María Angélica Holguín (Colombia)
Aloysio Nunes (Brasil)
Isabel de Saint Malo de Alvarado (Panamá)
Manuel González Sanz (Costa Rica)
Carlos Morales Moscoso (Guatemala)
Sarah Flood – Beaubrun (Santa Lucía)
Luis Videgaray (México)
Heraldo Muñoz (Chile)
Jorge Faurie (Argentina)
Carl Barrington Greenidge (Guyana)
María Dolores Agüero Lara (Honduras)
Kamina Johnson Smith (Jamaica)
David Morrison (vicecanciller de Cánada)
Angus Friday (Representante permante de Grenada ante la OEA)
Carlos Barros (Embajador de Uruguay en el Perú)