Lunes, 18 de diciembre del 2017
Personaje del Año

¿Cuál fue el rol de PPK en la concesión de la carretera Interoceánica?

Mandatario era ministro de Economía cuando se dio la concesión durante el gobierno de Toledo

Toledo y PPK. Foto: Andina

Mandatario era ministro de Economía cuando se dio la concesión durante el gobierno de Toledo

Cuarto Poder consiguió documentación que da cuenta de lo que sucedió el mismo 4 de agosto de 2005. El mismo día que Toledo firmó el contrato de la Interoceánica en el Salón Dorado de Palacio de Gobierno con Jorge Barata de Odebrecht entre los presentes.

[LEE: Odebrecht: Congreso aprista archivó hace 8 años denuncia por Interoceánica]

Durante el gobierno de Toledo, Kuczynski fue ministro de Economía en dos oportunidades. Primero entre julio de 2001 y julio del 2002 y, posteriormente, entre el 16 de febrero de 2004 y el 16 de agosto de 2005. Luego fue jefe de Gabinete hasta el fin del mandato toledista.

Como titular de la cartera de Economía, Kuczynski, fue a su vez presidente del Consejo Directivo de ProInversión, organismo adscrito al MEF y encargado, entre otras cosas, de promover la inversión privada en servicios públicos y obras públicas.  Fue precisamente, en su segundo periodo como ministro de Economía, cuando el proyecto de la Interoceánica empezó a correr.

El papel de PPK en la concesión de la Interoceánica

En diciembre de 2004, el gobierno de Toledo, con PPK en el MEF y a la cabeza del consejo directivo de ProInversión, promulgó una serie de resoluciones que definieron el marco normativo para el concurso de la interoceánica. Entre otras cosas, la Interoceánica se daría en concesión a un consorcio a través de concurso público. Para entonces, según la Fiscalía, Toledo ya habría acordado el pago de una coima con Odebrecht para otorgarles la licitación.

El 9 de febrero de 2005, el MEF habría emitido un decreto supremo que exoneró del control del Sistema Nacional de Inversión Pública (SNIP) en la fase de preinversión, a los tramos de la concesión de la interoceánica. La resolución lleva la firma de Toledo pero no la de Pedro Pablo Kuczynski, quien en esos momentos se encontraba fuera del país. PPK se habría mostrado contrario a esta decisión y prefirió no firmar. En su reemplazo, el documento lleva la rúbrica de Javier Sota Nadal, entonces ministro de Educación, quien se quedó a cargo del despacho del MEF.  

Las observaciones no tardaron en aparecer. El 23 de junio de 2005 se anunció a los postores ganadores de los tramos 2, 3 y 4 de la Interoceánica. Los dos primeros tramos fueron adjudicados al consorcio encabezado por Odebrecht y Graña y Montero.

Ese mismo día, el entonces contralor general de la República, Genaro Matute, le envió un oficio al entonces director ejecutivo de ProInversión, René Cornejo, luego primer ministro de Humala, en donde le dice que la concesión puede presentar problemas en el futuro.

El documento detalla observaciones hechas al financiamiento de la obra por parte del postor, además  de riesgos mediambientales, de construcción y de sobrecostos al señalar que el costo por kilómetro de vía sin asfaltar de la interoceánica superaba en más de 100% el de cualquier proyecto similar en el Perú.

Entonces se suceden una serie de reuniones entre funcionarios de ProInversión, del MEF y de la Contraloría sin que las observaciones sean levantadas. A través de un documento, la Contraloría dejó constancia que la nueva información proporcionada serviría para acciones de control futuras.

El 27 de julio, René Cornejo le pide a Matute con carácter de “muy urgente” que la Contraloría emita opinión técnica respecto del costo por kilómetro de la Interoceánica. Ese mismo día se le responde diciéndole que en buena cuenta la Contraloría se mantenía en su posición. Fernando Olivera, entonces embajador en España y aliado de Toledo, dijo que él podría hablar con el contralor para que levante las observaciones.

[LEE: Alejandro Toledo habría recibido US$20 millones de Odebrecht]

Una semana después de la última comunicación entre ProInversión y Contraloría, 3 de agosto de 2005, la vicecontralora de entonces, Rosa Urbina, envía un informe a ProInversión en donde señala que las empresas ganadoras de la concesión de la Interoceánica tenían contenciosos judiciales con el Estado, por lo que no se debía firmar el contrato. Contrato pactado para el día siguiente, el 4 de agosto de 2005.

El día que se firmó la concesión

Desde las 10 de la mañana, en el Salón Sevillano de Palacio de Gobierno el comité de ProInversión inicia el proceso de cierre de los tramos 2,3 y 4 de la Interoceánica, con la presentación por parte de las empresas ganadoras de la documentación establecida en las bases del concurso. Según el acta de ese día, a la que accedió Cuarto Poder,  a las 10:15 de la mañana el comité se entera del oficio enviado un día antes por la vicecontralora Urbina. A las 10:40 toman una decisión inaudita: continuar con el proceso de cierre, pero suspendiendo la suscripción de las firmas hasta que se cuente con las instrucciones del Consejo Directivo de ProInversión respecto del alcance del oficio de la Contraloría. Un consejo directivo presidido por Pedro Pablo Kuczynski.

PPK se reúne de urgencia a las 12:30 de ese día en el Ministerio de Economía y Finanzas con el resto de miembros del Consejo Directivo de ProInversión, entre los que figuraba el entonces premier Carlos Ferrero, el ministro de Transportes José Ortiz, y René Cornejo de ProInversión.

Contra el tiempo, se plantea como tema de discusión el oficio de la Contraloría. El acta de la sesión es bastante gráfico de cómo se manejaron las cosas en torno al proyecto de la Interoceánica. A la 1:05 se suspende la sesión. A la 1:27 se reanuda la sesión del consejo directivo ahora con todos en Palacio de Gobierno, más los miembros del comité de la concesión.

En tiempo record, el comité hizo varias cosas e indica de esto a PPK y a los miembros del consejo directivo: informó a los postores ganadores de la controversia con la contraloría, solicitó la opinión de un estudio de abogados privado y solicitó la opinión de la oficina legal de ProInversión. Las respuestas llegaron con igual celeridad: Odebrecht y Graña y Montero aseguraron no conocer de ninguna demanda en su contra y presentan una declaración jurada en la que refrendan esta aseveración. El estudio Monroy calificó de “inocuo” el oficio de la Contraloría no encontrando impedimento para continuar con el proceso. La oficina legal de ProInversión sostiene, entre otras cosas, que las declaraciones juradas de Odebrecht y su socio deben tenerse por válidas y continuar con el procedimiento.

Kuczynski y compañía decidieron aprobar lo hecho por el comité de concesiones en tiempo record. Ese día, con toda la gente esperando en el Salón Dorado de Palacio, no solo ordenaron al comité seguir con los actos de cierre del proceso, sino también verificar con posterioridad la veracidad de las declaraciones juradas presentadas por las empresas. La decisión de Kuczynski y compañía apenas demoró 18 minutos. A la 1:45 de la tarde el asunto estaba zanjado, con la firma de él y de todos los ministros. Aunque usted no lo crea.

En enero de 2006, se promulgó la ley 28670 por iniciativa del entonces vicepresidente del Congreso, Gilberto Díaz Peralta. Esta norma, no solo  declaró de interés nacional a la carretera Interoceánica, entre otras obras, sino también le dio un manto de legalidad a la implementación de lo hecho por el Ejecutivo con anterioridad para la ejecución de los contratos de concesión. De esta manera, se subsanaban retroactivamente las observaciones de la contraloría.  

[LEE: Sota Nadal: “Yo firmé la liberación del SNIP para el proyecto”]

Se buscó insistentemente la versión del jefe de Estado sobre este tema. Sus voceros dijeron que no haría ninguna declaración al respecto y señalaron que en ese momento primaron decisiones políticas para concretar el proyecto. Hoy sabemos que, al menos en el caso de Alejandro Toledo, esas decisiones estuvieron acompañadas de grandes cantidades de dinero.