Viernes, 25 de mayo del 2018

Eva Bracamonte publica duro mensaje sobre violencia en el país tras dejar el Perú

"Sí, aquí se come rico, tenemos paisajes lindos, llegamos al Mundial, pero nada de eso vale un segundo más de mi tranquilidad", dice parte de su texto

Foto: ATV

"Sí, aquí se come rico, tenemos paisajes lindos, llegamos al Mundial, pero nada de eso vale un segundo más de mi tranquilidad", dice parte de su texto

Eva Bracamonte Fefer, quien fue acusada años atrás del asesinato de su madre, la empresaria de origen judío, Miriam Fefer, emitió un duro mensaje contra los recientes casos de violencia en el Perú. La joven que a la fecha reside en España, volvió recientemente al país para tramitar su residencia española.

Por medio de su cuenta en Facebook afirmó sentirse "asqueada y espantada" y explicó que, pese a las buenas noticias en el país, como la clasificación al Mundial y la riqueza natural del Perú, nada compensa la falta de seguridad.

LEE: Padres de Eyvi Ágreda llegaron a Lima tras más de 15 horas de viaje por tierra

" Sí, lucharé desde mi sitio para que el mundo sea mejor, pero en un lugar donde aún haya esperanza, en un lugar donde al menos ALGO tenga sentido, donde ALGO funcione, así sea una sola cosa. Sí, aquí se come rico, tenemos paisajes lindos, llegamos al Mundial… pero nada de eso vale un segundo más de mi tranquilidad", remarcó.

En el extenso mensaje indicó también: "Llegué a Lima hace un mes y cinco días para sacar mi residencia española, y por fin me largo de aquí, asqueada y espantada. Y no, no me da culpa, no pienso que hay que quedarse y tratar de recomponer este país podrido, no cuando me ha costado doce años de mi vida el solo hecho de sobrevivir".

LEE: Fiscalía denunció penalmente a Carlos Hualpa por agresión a Eyvi Ágreda

Bracamonte Fefer dijo no sentirse culpable por dejar el Perú; "No me siento culpable de irme. He pasado los últimos 12 años de mi vida – casi la mitad – viviendo en carne viva la podredumbre de este país en todas sus formas (y la sigo viviendo en carne propia de varias maneras), pero desde hace un tiempo dejó de tocarme tanta mierda a mí y me puedo dedicar a verla a mi alrededor. Ver cómo nos matan, nos violan, nos queman, nos desaparecen".