Miércoles, 20 de septiembre del 2017

Puente Bella Unión: aún se desconoce cuánto costó obra

Puente Bella Unión: aún se desconoce cuánto costó obra | Actualidad El proyecto pasó por varios rediseños, incluso cuando ya se ejecutaba la obra, pero Municipalidad de Lima no informa sobre los costos

Puente Bella Unión. Foto: Municipalidad de Lima

El proyecto pasó por varios rediseños, incluso cuando ya se ejecutaba la obra, pero Municipalidad de Lima no informa sobre los costos

Algunos vecinos del distrito de San Martín de Porres, que por dos años y medio tuvieron frente a sus casas el puente Bella Unión sin terminar, se adelantaron a la inauguración que encabezará mañana lunes, 17 de julio,  el alcalde Lima Luis Castañeda Lossio y el viernes pasado salieron a sus veredas a celebrar, a cantar y también a pintar sus fachadas. Y es que el puente vino con yapa, baldes de pintura y pintores, cortesía, según se vio, de los municipios de Lima y de San Martín.

[LEE: Puente Bella Unión será reabierto el 17 de julio]

La obra publicitada en videos institucionales, comunicados oficiales y hasta en banners ubicados en el lugar de los trabajos, que muestran al puente, de dos sentidos, con sus vías auxiliares, con tres carriles en cada lado. Seis en total. Pero, una cosa es con maqueta, y otra con cajón. Si a simple vista se aprecia que no hay espacio para tres vehículos, sobre todo los que transitan todo el día por la avenida Universitaria, es decir, combis y ómnibus, eso es confirmado por este ingeniero de la empresa encargada de la ejecución.

El ingeniero es de la empresa Vinci, el gigante francés de la construcción que tiene a su cargo megaobras viales en Europa. El año pasado le compró la concesión Línea Amarilla a la brasileña Invepar, integrada, entre otras, por la constructora OAS, hoy envuelta en el escándalo de corrupción Lava Jato.  Desde el 2009, cuando se firmó el contrato de concesión para explotar los peajes de la Vía de Evitamiento a cambio de construir la vía Línea Amarilla, el avance de OAS fue muy pobre. Este puente, cuyas estructuras colapsaron en el 2014, fue concluido a toda velocidad en los últimos dos meses, tras varias postergaciones de fechas anunciadas por diversos funcionarios en todos los canales de televisión. Anuncios que repetían el discurso y la imagen de los tres carriles.

En la última semana un centenar de personas, entre ingenieros, supervisores y obreros de construcción, trabajaron a toda velocidad para terminar a tiempo la obra. Cuarto Poder estuvo en el lugar el viernes y el sábado. Observó el ancho de lo que será el paso peatonal, la vía principal, así como la ciclovía. En esta parte de la vía, de norte a sur,  están cortando la mitad de la vereda para ampliar el ancho de la pista y de la ciclovía, que ya estaban construidas. Lo mismo en el otro lado del puente.

Al otro lado del puente, en dirección al Centro de Lima, hay un óvalo, que ha extrañado a este vecino que es, además, chofer de transporte público:

“Un óvalo no puede ser antes de un puente, porque siempre cuando uno llega a un óvalo tiene que bajar la velocidad, pasar de una forma despacio porque es un círculo. No es como ir directo.
Ustedes vengan el día que abran, vas a ver, martes, miércoles, vas a ver que va a haber un tráfico igualito como siempre, como que no hubiera habido un puente nuevo, como que no hubiera habido nada, porque ese óvalo va a ser un amarre”

El puente Bella Unión tiene 55 metros de longitud. No tiene apoyo en el río porque sus bases son estas vigas de acero.

Aún faltan los arcos y la iluminación, así como las áreas verdes y otros componentes anexos que paulatinamente irá instalando la francesa Vinci. Pero aun así, el alcalde de Lima lo va a inaugurar mañana, deseoso de obras que mostrar. Sobre el presupuesto del puente, ha habido voces oficiales que han dado cuenta de costos de 15 millones de dólares y de 42 millones de dólares. Por esas imprecisiones, Cuarto Poder preguntó a la Municipalidad de Lima cuál es el costo final, pero nunca hubo una respuesta.

Este programa también solicitó una entrevista con algún vocero o representante edil, pero hasta el cierre de esta edición tampoco hubo novedades. El sábado en la tarde enviamos un correo electrónico a su oficina de prensa, requiriéndoles que nos confirmen la información de si el municipio le adeuda a Vinci 40 millones de dólares por la construcción de esta obra. De nuevo, nada.

Inicialmente la construcción del puente Bella Unión no estaba prevista. A pocos días de culminar su gestión, Susana Villarán aprobó para su reconstrucción 56 millones de soles, pero los recursos no estaban disponibles entonces. Al asumir Luis Castañeda, anuló la construcción de dos viaductos que pertenecían a la concesión de Línea Amarilla, y el dinero inicialmente destinado a ello, 34 millones de dólares, los derivó al proyecto del nuevo puente Bella Unión.

[LEE: Puente Bella Unión: imprudencia y caos vehicular reina en calles cerca de la obra]

Pero OAS ya había efectuado avances para levantar los viaductos. Había construido bloques de concreto y fierro, vigas y material prefabricado, por 9.7 millones de dólares, que según un informe económico de la obra, obtenido por Cuarto Poder, debía reutilizarse en el puente y en el paso a desnivel Morales Duárez, que pasa por debajo del nuevo óvalo, al final del puente. Si se hizo o no, y si se logró un ahorro por el uso de ese material, queda la duda, pues la Municipalidad de Lima no quiso pronunciarse al respecto.  

A ello se suma que el municipio ha cambiado tres veces el diseño del puente, y este ha sido modificado en plena construcción. Hasta inicios de este año tenía el famoso mástil y un pasadizo en el centro del puente. En abril eso se anuló, los pasos peatonales y ciclovía se recolocaron en los extremos. Vinci aceptó los cambios, pero fuentes cercanas a la obra nos han informado que esos cambios no son gratuitos. Por el contrario, son costosos. El alcalde Castañeda va a inaugurar mañana esta obra, pero no se sabe con exactitud cuánto va a costar.