Martes, 19 de junio del 2018

Hong Kong, Chile y China bloquean importación de carne brasileña

Temer dijo que de los más de 4.300 frigoríficos que operan en Brasil, hay solo 21 involucrados en los presuntos fraudes

Temer dijo que de los más de 4.300 frigoríficos que operan en Brasil, hay solo 21 involucrados en los presuntos fraudes

Hong Kong se sumó este martes al bloqueo de carnes de Brasil, que perdió su principal mercado de cortes bovinos pese a sus esfuerzos para frenar la crisis desatada por sospechas de adulteración de alimentos de origen animal.

La decisión de Hong Kong se suma a la de China, segundo cliente de carnes vacunas y de carne de pollo, y a la de Chile. Las compras de esos tres países representaron en 2016 un 40% (1.717 millones de dólares) de las exportaciones de carne bovina del gigante sudamericano.

[LEE: Escándalo de carne en Brasil: lo que se sabe sobre denuncias de adulteración]

En carne de pollo, los envíos a China y Hong Kong representaron el 20% (USD 1.267 millones) del total, según datos  del Ministerio brasileño de Desarrollo y Comercio Exterior (MDIC).

La Unión Europea (UE) impuso por su lado restricciones, en tanto que Rusia y Corea del Sur reforzaron sus controles.

La autoridad de seguridad alimentaria (CFS) de Hong Kong anunció la suspensión inmediata de importaciones de carne bovina y de pollo, "en nombre de la prudencia".

La denuncia policial que reveló el supuesto uso de ácidos y la adulteración de etiquetas para maquillar cortes vencidos golpea de lleno a Brasil, el mayor exportador de carne bovina y aviar, y a dos de los gigantes del sector, los frigoríficos JBS y BRF.

Pero también extendió una sombra de dudas sobre uno de los alimentos centrales de la dieta brasileña.

[LEE: Michel Temer asegura que "no piensa renunciar" tras escándalos]

Amenaza además los esfuerzos del país para salir de más de dos años de recesión y se suma a la crisis de credibilidad provocada por la Operación Lava Jato, sobre gigantescos desvíos de dinero público de la estatal Petrobras hacia la política.

El presidente Michel Temer volvió a subrayar que se trata de un problema puntual, que no debe hacerse extensivo a una industria que emplea a seis millones de personas y que el año pasado facturó más de 13.000 millones de dólares.

Temer dijo que de los más de 4.300 frigoríficos que operan en Brasil, hay solo 21 involucrados en los presuntos fraudes, y que de los 860.000 lotes de carne comercializados en los últimos seis meses apenas 184 fueron cuestionados.

[LEE: Brasil: destituyen a diputado que impulsó la salida de Dilma Rousseff]

"Nada mejor que mencionar números para verificar la insignificancia de los hechos", resumió durante un evento organizado por el Council of the Americas en Brasilia.

(AFP)