Viernes, 24 de noviembre del 2017

Separatistas prorrusos quieren crear un nuevo Estado que reemplace a Ucrania

Este hipotético nuevo país europeo se establecería tras la celebración de un referéndum llamado ‘Pequeña Rusia’

Alexander Zakharchenko, dirigente separatista prorruso en Ucrania. Foto: AFP

Este hipotético nuevo país europeo se establecería tras la celebración de un referéndum llamado ‘Pequeña Rusia’

Las autoridades separatistas del este de Ucrania anunciaron este martes que quieren crear un nuevo Estado que remplace a Ucrania, que tendría la capital en los territorios que controlan. Este nuevo país, que no tiene ninguna posibilidad de materializarse, se establecería tras la celebración de un referéndum organizado en toda Ucrania y se llamaría "Malorossia" (Pequeña Rusia), un término que designaba en la época zarista a los territorios correspondientes a la actual Ucrania.

[Trump ofrece gas a Europa del Este para que no sea un "rehén" de Rusia]

Según el proyecto presentado por los separatistas, este nuevo Estado englobaría la Ucrania actual con excepción de Crimea, anexionada en marzo de 2014 por Rusia. Su capital sería Donetsk, uno de los bastiones rebeldes del este del país, y Kiev quedaría como "centro histórico y cultural".

El dirigente de la república rebelde autoproclamada de Donetsk, Alexandre Zakarchenko, presentó este martes la Constitución del eventual Estado, publicada por la agencia de prensa de los rebeldes. Indica que los representantes autoproclamados de Donetsk y de Luganks, así como 19 regiones ucranianas, estuvieron de acuerdo en "anunciar la instauración de un nuevo Estado, que será heredero de Ucrania".

El término "Malorossia" recuerda al de "Novorossia" (Rusia Nueva), empleado por el Kremlin en los primeros meses de la guerra en el este de Ucrania para referirse a las regiones rusófonas del este y el sur del país.

[Macron y Putin tuvieron un "franco" diálogo sobre Siria y Ucrania]

Ucrania lleva más de tres meses sumida en un conflicto que opone a separatistas prorrusos y las fuerzas de Kiev, que dejó más de 10 mil muertos. Kiev y los occidentales acusan a Rusia de apoyar financiera y militarmente a los rebeldes, algo que Moscú rechaza con vehemencia.

En febrero se firmaron unos acuerdos de paz en Minsk que permitieron una reducción significativa de los combates, pero sigue habiendo bombardeos diarios en la línea de frente. El apartado político del acuerdo quedó en papel mojado.

"Este anuncio tiene capacidad para bloquear el proceso de negociación", indicó Evgueni Marchuk, emisario de Kiev en las negociaciones de paz con los rebeldes, a la cadena 112.Ukraina. Este anuncio sorpresa de los rebeldes llegó en la víspera de una nueva reunión en Minsk entre las autoridades de Kiev y los separatistas. (AFP)