Miércoles, 13 de diciembre del 2017
Personaje del Año

Papa Francisco en carta a joven de Iquitos: "Prometo sentirme charapa"

Video: Canal N

Catequista intercambió obsequios con el pontífice, quien le pidió rezar por él

Renzo Villacorta Ríos es un joven catequista de 20 años que, con gran sorpresa, recibió una carta y un par de obsequios enviados por el papa Francisco luego que él le hiciera llegar una carta y una escultura de Loreto. El joven participó de la Jornada Mundial de Jóvenes en Polonia, en 2016, y allí conoció al arzobispo de San Juan de Puerto Rico.

Roberto González, arzobispo de San Juan de Puerto Rico, recibió el encargo del joven loretano de hacerle llegar al papa Francisco un palo sangre y una misiva en la que expresaba sus deseos de conocerlo. González cumplió y en respuesta el papa Francisco le escribió una carta a Renzo Villacorta.

LEE: Juan Pablo II: el papa que se sintió "charapa" y cautivó a miles en Perú

"Su Santidad, Papa Francisco: aún recuerdo hace tres años atrás un 13 de marzo del 2013, Su Santidad fue elegido como el Sumo Pontífice, aquella tarde aquí en Perú, yo almorzaba por el día de mi cumpleaños y recuerdo que emocionado nos levantamos de la mesa con lágrimas inexplicables viéndolo saludar desde el balcón de la santa sede. Aquella experiencia y fe me trajeron aquí a Polonia, a la Jornada Mundial de Jóvenes, buscando su bendición y renovar mi fe", dice parte de la carta.

"(…) hace años el Santo Papa San Juan Pablo II, visito mi país y mi ciudad y emocionó a todo un pueblo que vivía en la época del terrorismo con estas palabras: “El Papa se siente charapa”, y así nos conocen en el Perú a los iquiteños, aquel día bendijo una cruz de esa madera a que hoy se la entrego", explicó Renzo. 

En respuesta, el papa Francisco le prometió a través de una misiva: "sentirse charapa" durante su visita al Perú. 

"Querido hermano: tu carta y tu presente, antes de llegar a mis manos, caminaron mucho. Hace poco me lo trajo a Roma el arzobispo de San Juan de Puerto Rico, Roberto Gonzáles. Como ves, tarde pero seguro. Gracias por tu carta, por lo que me decís en ella. Se ve que la bendición del señor te acompaña en la vida. Te prometo rezar por ti para que te siga acompañando. Y, por favor, no dejes de rezar por mí para que sea fiel a la voluntad de Dios. En enero del próximo año iré a Perú. En el programa del viaje no está prevista la ciudad de Iquitos…pero te prometo sentirme charapa desde lejos, acordarme de ti y enviarte una bendición.  

Junto a la carta llegaron unas postales y un rosario.