Mi?rcoles, 19 de septiembre del 2018

Costa Verde: ex subgerente y alcalde Allison enfrentados tras evento

Francis Allison. Foto: Andina

Alcalde de Magdalena despidió a funcionarios municipales por "incapacidad"

Jesús Salazar, ex subgerente de Fiscalización de la Municipalidad de Magdalena se pronunció acerca del evento por Halloween que se realizó sin autorización y que generó caos en la Costa Verde de dicha jurisdicción para dar su descargo tras ser retirado de su cargo.

“He sido retirado del cargo sin ningún tipo de justificación y se ha mellado mi honorabilidad, yo estoy acudiendo a los medios en defensa de mi prestigio personal, profesional y de mi honor”, indicó en diálogo con Primera Edición.

Asimismo, indicó que la Onagi les notificó a las 4:30pm del mismo 31 de octubre y su jefe el general Praelli y el jefe de Serenazgo mandaron un oficio a la Fiscalía de Prevención del Delito para advertir sobre lo que pasaba.

[LEE: ONAGI sancionará a empresa que realizó fiesta en la Costa Verde]

Salazar detalló, con documentos en mano, que Atomic Producciones, organizadora del evento, contaba con el visto bueno de Defensa Civil, de la Subgerencia de la Municipalidad Metropolitana de Lima, con la autorización de la Municipalidad de Magdalena pero no contaba con las garantías de la Onagi.

En ese marco, indicó que el alcalde Francis Allison sí sabía de la autorización que se le otorgó al evento y que él estuvo junto desde las 6 de la tarde tratando de impedir que se realice el evento con 40 policías, 25 efectivos de Serenazgo y 12 fiscalizadores.

Según relató, se había logrado que el evento no comience a la hora, la fiscal de turno levantó un acta y que incluso los gerentes de la productora estaban resignados a ya no realizar la fiesta.

“De un momento a otro estos empresarios inescrupulosos tomaron la decisión de llevar a cabo el evento diciendo que asumirían la multa y empezaron a azuzar a la multitud. Vale decir que ya la cola estaba en dos kilómetros y habían 5 mil personas por lo menos en la entrada general”, indicó.

“No pueden decir que no he hecho lo que me corresponde. Hemos estado aquí hasta las 4 de la mañana, hemos sido rebalsados porque son 5 mil personas, el general Praelli ha llamado a altos funcionarios de la Policía y trajeron 40 efectivos pero al final rompieron el cerco policial”, precisó.

El alcalde Francis Allison aseguró que también fueron despedidos el Gerente de Fiscalización, el de Seguridad Ciudadana y el Gerente Municipal debido a la “incapacidad” para prohibir la realización de un evento por lo que tuvieron que “asumir las consecuencias”.

“Lo que yo como alcalde cuestiono es lo que estamos viendo en pantalla, dónde estaba en ese momento la Policía Nacional, dónde está el Serenazgo. Si, digamos 5 mil personas se meten a la fiesta y rebasan la capacidad municipal eso no lo cuestiono pero el municipio no debió retirarse”, indicó.