Domingo, 19 de agosto del 2018

Acción Popular considera que indulto a Fujimori es un agravio a dignidad del Perú

A través de un pronunciamiento agregaron que el indulto fue otorgado como producto de un pacto político

A través de un pronunciamiento agregaron que el indulto fue otorgado como producto de un pacto político

El partido Acción Popular afirmó que el indulto concedido al expresidente Alberto Fujimori Fujimori "es producto de una negociación política condenable" ante la opinión pública y que "agravia la dignidad del país".

A través de un pronunciamiento, Acción Popular agregó que el indulto fue otorgado como producto de un pacto político y agravia la dignidad del sistema de justicia nacional, “atenta contra la gobernabilidad y nos lleva de manera irresponsable a una insana polarización social con riesgo de agudizar conflictos sociales contenidos".

LEE: De Belaunde: Hubiera apoyado un indulto humanitario, pero en este caso fue político

El movimiento, que tiene cinco representantes en el Parlamento, afirmó que algunos congresistas de diversas bancadas, "guiados por intereses subalternos", impulsaron la vacancia del presidente, Pedro Pablo Kuczynski, para "generar desorden social que les permitiera concretar el adelanto de elecciones nacionales".

Como se recuerda, el proceso contra el jefe de Estado respondió a las sospechas de sus vínculos con la constructora brasileña Odebrecht, inmersa en un gran escándalo de corrupción a nivel internacional, pero se frustró al no llegar al mínimo de votos para aprobar su destitución.

LEE: Enrique Mendoza: En ningún momento hubo insinuación de PPK por indulto

El partido expresó su descontento ante la conducta política de Kuczynski y anunció que participará en las movilizaciones que se convoquen en defensa de la democracia, la justicia y la memoria de las víctimas de las matanzas por las que fue condenado Fujimori en 2009.

El expresidente Alberto Fujimori (1990-2000) fue sentenciado por la autoría mediata en las matanzas de Barrios Altos en 1991 y La Cantuta en 1992 perpetradas por el grupo Colina, que dejaron 25 muertos, y el secuestro de un periodista y un empresario en 1992.