Lunes, 17 de diciembre del 2018

España: Pedro Sánchez fue acusado de haber plagiado su tesis doctoral

Dos medios acusan al presidente del gobierno español de haber plagiado su tesis doctoral, algo que Sánchez ha rechazado

(Foto: AFP)

Dos medios acusan al presidente del gobierno español de haber plagiado su tesis doctoral, algo que Sánchez ha rechazado

España. El presidente del gobierno español, Pedro Sánchez, se defendió enérgicamente este jueves de unas acusaciones de haber plagiado su tesis, tras verse salpicado por la polémica de los títulos sospechosos obtenidos por varios políticos, entre ellos el líder de la oposición conservadora Pablo Casado.

Dos días después de la dimisión de la ministra de Sanidad Carmen Montón por irregularidades en su máster, el escándalo seguía extendiéndose como una mancha de aceite. 

LEE MÁS: El papa Francisco acepta renuncia de obispo de EE.UU. acusado de abusos sexuales

Este jueves, dos medios conservadores, el diario ABC y el digital OKdiario, acusaban a Sánchez de haber plagiado su tesis doctoral.

Sánchez se defendió de inmediato, afirmando en Twitter que las acusaciones son "rotundamente falsas" y amenazando con denunciar a esos medios "si no se rectifica lo publicado".

TAMBIÉN LEEEl éxodo venezolano hacia países de América puede llegar a los 4 millones a fin de año [VIDEO]

Poco después, en un comentario en Facebook, añadió que la tesis "se abrirá en su totalidad a lo largo del día de mañana" viernes, y reiteró que ha recibido acusaciones "sin pruebas".

"El problema es que quienes gobernaban hace cien días no han asumido que hoy son oposición", añadió refiriéndose al Partido Popular de Casado y del ex presidente Mariano Rajoy, derribado por una moción de censura a comienzos de junio.

La polémica estalló el miércoles, cuando el líder del partido liberal Ciudadanos, Albert Rivera, improvisó en el Parlamento una pregunta dirigida a Sánchez para conminarlo a que publique su tesis.

"Hay dudas razonables sobre la publicación de su tesis doctoral"; "haga usted pública su tesis" en internet, le lanzó.

"La tesis está publicada conforme a la legislación", le replicó el presidente, con el semblante duro y visiblemente enfadado.

"Disparo primero y pregunto después"
Sánchez, licenciado en Ciencias Económicas y Empresariales, defendió su tesis sobre "innovaciones de la diplomacia española" en noviembre de 2012 en la universidad privada Camilo José Cela, donde hay un ejemplar físico.

En la base oficial de datos de tesis doctorales, Teseo, puede consultarse la composición del tribunal y un breve resumen, pero no el documento en sí, un flanco por el que le han venido las críticas y las presiones en las últimas horas.

Cristina Monge, profesora de ciencias políticas en la Universidad de Zaragoza, explica no obstante a AFP que es normal dejar en cerrado una tesis cuando luego se quiere publicar un libro sobre la materia tratada, como efectivamente hizo Sánchez.

Cree por ello que su caso "no tiene nada que ver" con el de Pablo Casado, quien obtuvo un máster en condiciones ventajosas en la universidad Rey Juan Carlos, donde también estudiaron las dimitidas Carmen Montón y Cristina Cifuentes, ex presidenta conservadora de la región de Madrid, acusada de graves irregularidades en su máster.

La clave, más bien, es que "hay inquietud social" ante el trato de favor que dejan traslucir los casos anteriores.

"Muchos padres de muchos críos están pagando mucho dinero (para pagar esos másteres), y esto genera una sensación de agravio muy importante en la clase media, que son votantes de Ciudadanos y PP", añade Monge, quien cree que estos partidos están tratando de sacarse de encima la presión extendiendo las sospechas a los socialistas.

"De momento es munición política" este tipo de acusaciones, que no se pueden hacer "por las buenas hasta que no haya una certeza absoluta", incidió Paloma Román, profesora de ciencias políticas en la Universidad Complutense de Madrid.

Román considera que la profusión de estas polémicas obedece a un cambio cultural en la política española, en virtud del cual se está dando "una actualización de temas por los cuales se puede exigir una dimisión". Aunque dicho cambio, observa, se está dando de forma vertiginosa: "lo que está pasando es: disparo primero y pregunto después".

Por el momento, el propio Pablo Casado, que alcanzó la presidencia del Partido Popular en julio pese al lastre de esta controversia, ha guardado perfil bajo.

Este mes, el Tribunal Supremo debe decidir si lo investiga por un presunto delito de prevaricación en la obtención de su máster en 2008, cuando era diputado del PP en el Parlamento de la región de Madrid. (AFP)