Martes, 19 de junio del 2018

‘Los Babys de Oquendo’: 1200 policías y 70 fiscales desmantelan peligrosa banda

Se trataba de una peligrosa organización criminal dedicada a la extorsión y el tráfico ilícito de terrenos

Peligrosa banda estuvo integrada por familiares del fallecido extorsionador el ‘Cholo Jacinto’

Se trataba de una peligrosa organización criminal dedicada a la extorsión y el tráfico ilícito de terrenos que contaba incluso con el apoyo de malos agentes de la Policía, pero las autoridades realizaron una megaoperación para desarticularla. 

[LEE: Callao: 60 fiscales y 1300 policías realizan megaoperación contra el sicariato]

1200 policías y 70 fiscales desarticularon la organización criminal ‘Los Babys de Oquendo’. Las autoridades les decomisaron fusiles, granadas y chalecos antibalas. La intervención comprendió el allanamiento de 41 inmuebles en Oquendo en el Callao, San Martín de Porres, Los Olivos, Puente Piedra, y también Tumbes. 

Las autoridades informaron que el líder de esta banda es José Enrique Ramos Bellido que dirigía la banda desde el penal La Capilla en Juliaca – Puno. Este sujeto conocido como alias ‘Kike’ es medio hermano del fallecido delincuente apodado como el ‘Cholo Jacinto’. 

La Policía detuvo al lugarteniente de ‘Los Babys de Oquendo’, el brazo derecho de ‘Kike’, que fue identificado como Helio Eduardo Tolentino Huerta. Las autoridades precisaron que esta banda estuvo integrada por esmiembros de las organizaciones criminales ‘Los destructores’ y ‘Los Injertos’ que sembraron el terror en los años noventa. 

“Has el momento se ha detenido a más de 50 personas, miembros de una organización identificada como ‘Los Babys de Oquendo’ que son en realidad el rebrote de dos bandas como ‘Los destructores’ y ‘Los Injertos’”, informó el viceministro del Ministerio del Interior, Ruben Vargas. 

[LEE: ‘Caracol’ fue trasladado al penal de máxima seguridad Challapalca]

La megaoperación también comprendió la detención de malos policías que brindaban apoyo a los ‘Los Babys de Oquendo’. Se trata de 21 agentes de la PNP, entre ellos se encontrarían un capitán y un comandante.

Las autoridades calificaron a esta banda como "la mejor articulada" de los últimos tiempos. Durante la intervención un suboficial resultó herido de bala. Más de 50 personas fueron detenidas en esta megaoperación.