Jueves, 22 de agosto del 2019

#Alerta Noticias

998-131696

Belaunde Lossio y su prolongado tratamiento en una clínica local

Belaunde Lossio se encuentra en un clínica desde hace 6 meses.

Procesado por el caso 'La Centralita' cumple su prisión preventiva fuera del penal desde abril

Martín Belaunde Lossio en la cama del quinto piso de la clínica del Inca en Miraflores. Es el lugar donde el ex colaborador de la pareja presidencial Humala y Heredia pasa sus días de prisión preventiva desde abril de este año.

[LEE: Belaúnde Lossio se negó a responder a Fiscalía Anticorrupción]

“Lo que se busca aquí es mantenerme preso innecesariamente, tengo un problema de espalda y un problema cardiaco, no existe ningún peligro procesal y nunca ha habido lavado de activos”, es lo que alegaba Belaunde Lossio hace unos meses sobre su detención.

La declaración pertenece a la audiencia del 14 de julio de este año donde se revisaba una solicitud de prolongación de su prisión preventiva planteada por el Ministerio Público por el caso ‘La Centralita’.

El 18 de abril de este año, Belaunde Lossio ingresó al centro médico privado ubicado en Miraflores por una serie de dolencias tratables como hipertensión arterial, angina de pecho y síndrome ansioso depresivo. Desde entonces, se ha mantenido en este recinto vigilado por más de seis policías

Esta semana la fiscalía que investiga el caso Antalsis formalizó acusación en contra de él y más de 50 personas entre las que figuran, empresarios, presidentes regionales, funcionarios públicos y hasta un medallista olímpico como Francisco Boza, quien debido a este tema, pasó unas horas detenido la semana pasada.

Todos son acusados del delito de colusión por haber presuntamente favorecido a Antalsis, la empresa vinculada a Belaunde Lossio, en la obtención de millonarios contratos en las regiones del país, durante el gobierno de Ollanta Humala. Un caso que fue destapado en noviembre de 2014 por Cuarto Poder.

La Fiscalía, gracias al aporte de colaboradores eficaces, ha logrado recabar poderosa evidencia que dejaría muy mal parado a Belaunde y compañía. Sin embargo, la salud de este señor podría ser la última carta que se esté jugando para dilatar la acción de la justicia.  

Gabriel Polo, neurocirujano, se ha convertido en el médico de cabecera de Martín Belaunde Lossio. La historia de sus meses en la clínica es la siguiente: sumada a todas las supuestas dolencias cardiacas con las que entró a la clínica, a inicios de junio, a Belaunde Lossio se le detecta una hernia discal en la quinta vértebra lumbar.

Entonces, los médicos recomendaron una cirugía para extirparla. Tras una serie de retrasos, la intervención se llevó a cabo el 16 de julio, dos días después de que se realizara esta audiencia que prorrogo su detención por 18 meses más.

Un día antes, el 15 de julio, una junta médica interinstitucional había concluido que el tratamiento y los procedimientos podían realizarse de forma ambulatoria por lo que Belaunde Lossio no requería hospitalización. Algo extraño si es que fuera realmente hernia discal. Sin embargo, la operación se llevó a cabo de todas formas. Un mes después, el 18 de agosto, la clínica asegura que el paciente ya puede ser dado de alta y comunica al INPE de esto. Sin embargo, unos días después se decide suspender el alta.

“Se le encontró una hernia residual en el mismo espacio donde se le operó”, mencionó Polo.

El 15 de setiembre una junta médica interinstitucional formada por médicos del INPE y de algunos de los principales establecimientos de salud públicos concluyó que en efecto el estado de salud de Belaunde Lossio no permite que sea dado de alta “hasta el manejo adecuado del proceso inflamatorio y recuperación de su estado físico”. Belaunde Lossio ya no presentaba las dolencias con las que llegó a la clínica. Ahora solo tendría que superar el asunto de la hernia.

[LEE: Caso Belaunde Lossio: Francisco Boza fue detenido]

En estos momentos, el detenido recibe un tratamiento a base de fisioterapia para ver si la hernia mejora. De no ser así, tendría que ser intervenido quirúrgicamente, una vez más, en un postoperatorio que podría tenerlo en la clínica hasta por un año más. El INPE ha solicitado una auditoría médica al Poder Judicial para que aclare el asunto de una buena vez.

“Estamos esperando que esto se lleve a cabo a la brevedad”, mencionó la ministra de Justicia Marisol Pérez Tello.