Domingo, 19 de agosto del 2018

Caso Moreno: Miguel Sifuentes fue quien grabó los audios del 'negociazo'

Miguel Sifuentes Melgarejo, hasta hace unos días, administrador de la clínica Osteoporosis. SAC

Ex administrador de la clínica Osteoporosis SAC aseguró que realizó la denuncia por convicción

Miguel Sifuentes Melgarejo, hasta hace unos días, administrador de la clínica Osteoporosis SAC, admitió que fue él quien grabó subrepticiamente las conversaciones que sostuvo con el ex consejero presidencial Carlos Moreno en Palacio de Gobierno y la otra entre su jefe, el propietario y representante legal del centro de salud, Aldo Peirano, él mismo y una cuarta persona, amiga de Carlos Moreno en las instalaciones de la clínica ubicada en la cuadra 29 de la avenida Benavides en Miraflores.  

[LEE: Carlos Moreno: Ministerio Público incluyó a otros 4 implicados]

“Quiero decirles que sí. Yo grabé los audios el mismo día. Uno en Palacio de Gobierno y el otro en la clínica”, indicó Sifuentes a Cuarto Poder.

El negocio consistía en cerrar un convenio de prestación de servicios de salud entre el Seguro Integral de Salud (SIS) y una clínica privada llamada Osteoporosis SAC con el aval del Arzobispado de Lima

Miguel Sifuentes: Necesito la lista de médicos y ya tengo el personal administrativo
Carlos Moreno: Ya. Necesitamos enfermeras para gasttro […] para la Sala de Procedimientos. Ya sabes. Necesito un arco en C
 Miguel Sifuentes: ¿Un arco en C?
 Carlos Moreno: Claro para hacer Pancreato. Es el Negociazo pues, yo tengo la gente que lo haga, tengo los pacientes.

Miguel Sifuentes relata paso a pasó cómo fueron esas dos reuniones con Carlos Moreno, cómo ingresó a Palacio de Gobierno con dos celulares y por qué decidió grabarlo.

Mi jefe me mandó a buscar la lista de médicos que llegó, a eso de las 7 y 30 de la mañana del 11 de agosto, busqué al doctor Moreno y no se apareció. Me hizo esperar dos horas, hasta que llegó. Salió, me saludó y me dijo: Tengo que irme a Palacio. Me dijo: Vamos. En el camino, allá te doy la relación. Subimos a un vehículo oficial él y otra persona más, no recuerdo quién era […] hasta la estación de Desamparados y de ahí  bajamos, sigo al doctor Moreno y me identifico.

El doctor Moreno se dirige al segundo piso, me hace esperar para atenderme y entro a su oficina en Palacio de Gobierno […] Cómo le expliqué en el trayecto el señor Moreno venía hablando de temas políticos y yo sentí miedo y temor en lo que me podría estar metiendo.

Cuando me invita a sentarme. Él estaba  en su escritorio y me siento al lado izquierdo. Pongo el celular en la mesa y me quedó con el celular en el bolsillo […] pero como le repito  yo ya lo había escuchado cómo se expresaba en los términos que se refiere en el audio y yo no quería meterme en un proceso que sea ilícito.

Horas más tarde, a las 7 y 30 de la noche, el exconsejero Carlos Moreno, según lo acordado, acudió a la Clínica Osteoporosis acompañado de un amigo personal.

“Decido grabarlos, me pongo los celulares en el bolsillo, le muestra la clínica como se puede escuchar y se produce una reunión  entre cuatro personas y pongo  los celulares sobre la mesa. Estaban presentes Carlos Moreno, Aldo Peirano, Renzo La Rocca y yo”

La cuarta persona que estuvo en la clínica acompañando al ex asesor y médico del presidente Pedro Pablo Kuczinski fue Lorenzo La Rocca Parisi, conocido por sus amigos como Renzo La Roca, gerente administrativo de Café La Roca y esto nos lo confirmó  el propio Carlos Moreno cuando se le entrevistó.

El médico y ex asesor del presidente Pedro Pablo Kuzcynski,  Carlos Moreno planificó con el dueño de la clínica Osteoporosis SAC; Aldo Peirano  y con su administrador, la firma de un convenio específico con el Arzobispado de Lima para que por los menos mil 400 afiliados al SIS acudan diariamente a esta clínica equipada con tecnología de  última generación. La Iglesia serviría de paraguas para concretar el direccionamiento masivo de pacientes sin despertar sospechas y  que su ganancia principal no estaría en las consultas, sino en servicios clínicos como ecografía, tomografía,  endoscopia, rayos X y en farmacia.

Moreno: Lo que pasa es que Juan Carlos Velasco es el director  de todas las redes de salud de Lima y en todos los centros vamos a empezar a mandar pacientes ¿ qué voy a hacer? Lobbies con los médicos de los centros , lobbies reuniones , los voy a capacitar, charlas, pero por arriba.

Moreno le pone como una condición al empresario Aldo Peirano: generar otro negocio en el que  tanto su hija Kathia, como la hija de su amigo Renzo La Rocca  sean las socias que administren el área dental.

En el audio  el señor Moreno pide que se le debe incluir a una de sus hijas en el servicio denatl, peo no se hizo. Su hija no es una asociada de la clínica.

En tanto Sifuentes asegura que grabó los audios por convicción. “Yo lo grabo por voluntad propia, como le vuelvo a decir, a pesar de que tenía el temor, el doctor Moreno comenzó a decir cosas que se escuchaban en el audio, es indignante, tóxico, por no decir otra cosa”, mencionó.

Cuando escuché el contenido de los audios era mi deber como ciudadano hacerlos. Es mi deber hacerlo, decir acá hay un hecho ilícito, un negociazo como usted quiera decirlo pero se está lucrando con los más pobres.

Sifuentes hasta el viernes, 14 de octubre, era el  administrador de las tres sedes que tiene la Clínica Osteoporosis, una ubicada a media cuadra del hospital Arzobispo Loayza, otra en Miraflores y una tercera en los Olivos. El empleado de César Peirano, fue el que más perdió con las grabaciones, se quedó sin  empleo, y hoy  ha sido denunciado ante la Primera Fiscalía Penal Anticorrupción por varios delitos: cohecho propio, asociación ilicita para delinquir, entre otros . O Miguel Sifuentes no calculó el impacto de sus grabaciones o lo hizo a pedido de alguien y éste alguien lo estaría protegiendo

“El sólo hecho de denunciar la corrupción es enfrentarte con los grupos económicos y eso es lo que estoy haciendo. Es mi deber porque yo tengo valores y ése es el mejor legado que le voy a dejar a mi hijo […] Me preocupa mi familia y cualquier represalia que puede haber. Yo le exijo a la Fiscalía protección para asumir este proceso largo y tedioso en el que no me quise ver involucrado”.

Miguel Sifuentes, al admitir públicamente que fue el quien grabó al ex consejero presidencial, Carlos Moreno, planificando negocios nada santos con la salud de los más pobres, convierte la prueba prohibida en lícita, según nuestra legislación

¿Quién es Miguel Sifuentes?

En el 2011, cuando Pedro Francke asumió la presidencia de SISOL durante  la gestión de la ex alcaldesa Susana Villarán, fue el administrador del hospital Sisol de Surquillo por dos años, después en 2013 salió por irregularidades que se encontraron cuando le hicieron un arqueo de caja que estaba bajo su responsabilidad.

Lejos de ser sancionado, Sifuentes pasó a trabajar bajo las órdenes de la entonces gerente de Comercialización de SISOL,  Esther Magaly Rosas Carrera.  Esta área que se encargó de ver contratos con los diversos proveedores antes no existía y fue creada cuando ellos llegaron. Ambos salieron en medio de cuestionamientos y juntos pasaron a trabajar en la Clínica Osteoporosis de propiedad de Aldo Humberto Peirano; hoy convertido en uno de los principales proveedores de SISOL.

[LEE: Defensor del Pueblo sostuvo que la "salud no es una mercancía"]

Por su parte, Aldo Peirano es un magnate en el mundo de la industria farmacéutica. Posee seis empresas, en algunas aparece como accionista o representante legal.  Diagnoperu SA; Guantelatex SA; Osteolima SAC; Perulab Expess SAC; Clinica Osteoprosis SAC; Intituto Quimioterpéutico –IQ Farma. Ësta última empresa Quimioterapeutico – IQ Farma SA le ha vendido al Estado productos farmacéuticos entre los años 2014 y 2016 por  222 millones  843 mil soles principalmente al Ministerio de Salud, Justicia, Defensa y  casi a todos los gobiernos regionales.

En un momento de la entrevista que sostuvimos con él, la semana pasada  nos expresó su malestar por la sorpresiva rescisión del contrato que hizo el Arzobispado de Lima que invirtió mucho dinero en equipar a la clínica y que ahora sus máquinas están paralizadas.