S?bado, 23 de marzo del 2019

Minsa: expertos internacionales expresan su respaldo al etiquetado octogonal

Señalan que modelo octogonal es mucho más eficaz en las políticas públicas para motivar cambios de hábitos en la población.

Foto referencial: Difusión

Señalan que modelo octogonal es mucho más eficaz en las políticas públicas para motivar cambios de hábitos en la población.

El Ministerio de Salud (Minsa) informó que recibió el respaldo de destacadas personalidades de la comunidad académica y científica de diversos países ante su posición respecto a la ineficacia de las advertencias en el etiquetado semáforo en los alimentos y bebidas procesadas.

La Jefa Departamento de Nutrición y Alimentos del Ministerio de Salud de Chile, Dra. Lorena Rodríguez, con relación a los resultados de una encuesta privada publicada en Perú sobre el etiquetado semáforo, compartió la opinión de que dicho reporte. “No entrega información sobre el impacto de los mensajes evaluados en la población estudiada en términos de comprensión, actitudes, ni intenciones de compra ni consumo de alimentos”.

LEE: Consumidores peruanos: lo que buscan hoy y lo que demandan del mercado

Asimismo, el Dr. Gastón Ares, catedrático de la Universidad de la República, Uruguay, quien ha desarrollado investigaciones sobre rotulación nutricional frontal en los últimos 8 años, sostiene que el modelo octogonal es mucho más eficaz en las políticas públicas para motivar cambios de hábitos en la población. “Como política pública, la rotulación nutricional frontal no debe únicamente informar a los ciudadanos, sino que debe motivar cambios en sus hábitos alimentarios”, refirió en su misiva.

Según el experto, en el contexto actual, uno de los principales objetivos que debe seguir la rotulación nutricional es desmotivar el consumo de alimentos con excesivo contenido de nutrientes asociados al desarrollo de obesidad y enfermedades no transmisibles. “La selección de un sistema de rotulación nutricional frontal debe basarse en su capacidad de modificar los hábitos alimentarios de la población y, en particular, de desmotivar el consumo de alimentos con excesivo contenido de calorías, azúcares, grasas y sodio”, acotó.

De otro lado, advirtió de una debilidad del etiquetado semáforo, destacando que diversos estudios han mostrado que dicho sistema no motiva “cambios en la selección de alimentos y que resulta confuso para los consumidores”.