Mi?rcoles, 18 de septiembre del 2019

#Alerta Noticias

998-131696

Congreso remitió al Ejecutivo autógrafas de proyectos de reforma política

Se trata de los proyectos sobre inscripción y cancelación de partidos políticos, financiamiento de partidos, democracia interna y paridad y alternancia

Pedro Olaechea envió a Martín Vizcarra autógrafas de proyectos de reforma política. Foto: El Comercio

Se trata de los proyectos sobre inscripción y cancelación de partidos políticos, financiamiento de partidos, democracia interna y paridad y alternancia

El presidente del Congreso, Pedro Olaechea, envió al mandatario Martín Vizcarra las autógrafas de los cuatro proyectos de ley de reforma política para que sean promulgadas.

Se trata de los proyectos sobre inscripción y cancelación de partidos políticos, financiamiento de partidos, democracia interna y paridad y alternancia.

El texto final que el Congreso remite al Poder Ejecutivo lleva el nombre de autógrafa y recoge todas las modificaciones hechas a un proyecto durante el debate en el Pleno.

El Pleno del Congreso aprobó seis proyectos, pero solo cuatro pueden convertirse en leyes inmediatamente, ya que se trata de modificaciones a normas orgánicas. Las otras dos son reformas constitucionales que, al ser aprobadas con al menos 87 votos, deben ser sometidas a una segunda votación en la siguiente legislatura que ya inició.

Según los plazos dispuestos en el Reglamento del Congreso, el presidente de la República tiene 15 días para promulgar o presentar observaciones a lo aprobado por el Pleno. Este plazo vence el próximo 27 de agosto.

Si es que Martín Vizcarra decide observar alguna de las leyes, vuelve el texto a la comisión del Congreso correspondiente para su revisión. Tras este paso, el grupo de trabajo envía un nuevo dictamen donde señala si se allana, insiste o llega a un texto intermedio. Luego, la decisión es sometida al Pleno.

LEE¿Qué reforma política se podría aplicar si se adelantan las elecciones en el 2020?

LEESheput sobre proyecto de elecciones: Gobierno mandó al tacho la reforma política