Lunes, 16 de julio del 2018

Trump sacude al partido Republicano en debates presidenciales de EE.UU.

El magnate dijo que no podía comprometerse a apoyar a quien el partido eventualmente designe, o a descartar seguir como independiente en la contienda.

El magnate dijo que no podía comprometerse a apoyar a quien el partido eventualmente designe, o a descartar seguir como independiente en la contienda.

El magnate Donald Trump rehusó descartar que aspiraría como independiente a la Casa Blanca si pierde la nominación del partido Republicano, sacudiendo el primer debate de la carrera presidencial de 2016.

La tensión se sembró entre los diez principales candidatos del partido Republicano tan pronto entraron al escenario en Cleveland, cuando Trump dijo que no podía comprometerse a apoyar a quien el partido eventualmente designe, o a descartar seguir como independiente en la contienda.

[LEE: Donald Trump insiste en levantar un muro en la frontera con México]

"No me comprometeré en este momento", dijo entre el abucheo de los asistentes el millonario de la construcción, quien sorpresivamente cuenta con ventaja en los sondeos entre los votantes republicanos, a seis meses de las elecciones primarias.

El comentario despertó un crudo intercambio verbal con el senador Rand Paul, quien del otro lado del escenario gritó que Trump "ya está asegurando su apuesta, porque está acostumbrado a comprar políticos".

[LEE: Trump visita frontera con México y genera polémica con patrullas de la zona]

Ese fue el accidentado comienzo en la deliberación de los republicanos para escoger su candidato a suceder al presidente Barack Obama en los comicios de noviembre de 2016. 

Con 17 aspirantes republicanos en liza, el canal Fox News dividió el debate en dos tandas, replegando a los siete peor ubicados en los sondeos a una sesión cuatro horas antes del evento principal.

El estilo descarado y fuera de guión de Trump ofende a algunos, pero lo ha distinguido en un terreno lleno de candidatos que furiosamente han intentado atraer el mismo nivel de atención.

"Donald Trump tocó un nervio sensitivo en este país", dijo el gobernador de Ohio, John Kasich.

[LEE: Antonio Banderas: “Los latinos estamos unidos pese a Donald Trump”]

El exgobernador de Florida, Jeb Bush, hijo y hermano de presidentes, insistió una vez más que él y sus políticas se valen por sí mismos. "Tendré que ganarme esto", señaló.

Bush retomó sus comentarios sobre los inmigrantes que llegan ilegalmente al país al decir que lo hacen "en un acto de amor". 

[LEE: Donald Trump lidera encuesta entre republicanos]

"Necesitamos proteger las fronteras", aseguró Bush, pero el problema migratorio se resolverá "de una vez por todas" si se permite "una vía para obtener un estatus legal" para los 11 millones de indocumentados en el país.
 

(AFP)