Viernes, 12 de agosto del 2022

#Alerta Noticias

998-131604

Compartir

Estados Unidos: Cadena perpetua para tres hombres blancos por matar a joven negro

Travis McMichael, de 35 años y autor de los disparos mortales, y su padre, Gregory McMichael, de 66, fueron condenados
Foto: AFP

Travis McMichael, de 35 años y autor de los disparos mortales, y su padre, Gregory McMichael, de 66, fueron condenados

Tres estadounidenses blancos fueron condenados este viernes a cadena perpetua por haber perseguido y matado a Ahmaud Arbery, un joven negro que practicaba deporte, al sospechar que era un ladrón en 2020 en Georgia, en el sur de Estados Unidos

Travis McMichael, de 35 años y autor de los disparos mortales, y su padre, Gregory McMichael, de 66, fueron condenados a cadena perpetua sin posibilidad de libertad anticipada.

Su vecino William Bryan, de 52 años y quien participó en la persecución grabándola, fue condenado a cadena perpetua pero podrá solicitar la libertad condicional tras 30 años de prisión. 

Ahmaud Arbery salió "a correr y terminó corriendo por su vida", afirmó el juez Timothy Walmsley al pronunciar la condena en Brunswick, una ciudad costera del sudeste del estado. 

El 24 de noviembre fueron condenados por asesinato tras debates marcados por el tema del racismo y el derecho a la legítima defensa. 

Ante el juez, la familia de Ahmaud Arbery pidió este viernes la pena máxima para los tres hombres. 

"Apuntaron a mi hijo porque no lo querían en su barrio", dijo la madre, Wanda Cooper-Jones.

Los abogados de los tres hombres alegaron por última vez un acto no intencional que no merecía cadena perpetua.

El 23 de febrero de 2020, el joven de 25 años estaba corriendo en Brunswick cuando los tres hombres lo persiguieron en sus vehículos.

Después de un altercado, Travis McMichael abrió fuego y mató a Arbery, quien intentaba agarrar el rifle. Dijo haber actuado en defensa propia. 

Los acusados aseguraron que confundieron a Ahmaud Arbery con un ladrón, tras haberlo visto días antes entrar en una casa en obras. También invocaron una ley que permitía a los ciudadanos arrestar a un sospechoso en Georgia.