Viernes, 07 de octubre del 2022

#Alerta Noticias

998-131604

Compartir

Lago Huitoto: un paraíso natural en Puerto Maldonado

Lago Huitoto. Foto: captura de TV

En sus 6.3 kilómetros de extensión viven un sinfín de hermosas especies 

La travesía inicia en la ciudad de Puerto Maldonado con un viaje de 30 minutos por la Carretera Interoceánica. La primera parada es la localidad de Laberinto en donde un bote nos espera para un viaje de dos horas y media por el río Madre de Dios. 

Nuestro destino es un paraíso escondido en medio de la exuberante selva, a la que llegamos finalmente después de una caminata de 15 minutos. Envuelto por inmensos árboles y plantas se deja ver el lago Huitoto, uno de los más extensos de la región Madre de Dios y que se formó como un cauce del río del mismo nombre.

[LEE: Temperaturas en la selva peruana descienden por friaje]

Su denominación se debe a los antiguos pobladores de la zona, una comunidad indígena del grupo étnico Huitoto, pero ¿qué lo hace especial?  En sus 6.3 kilómetros de extensión viven un sinfín de hermosas especies que han encontrado aquí un lugar apacible para vivir lejos de la amenaza de la  caza.

El frondoso bosque que lo rodea  y  el fascinante verdor del agua que le dan el efecto de un espejo  nos regala esa calma única que solo es interrumpida por  el vuelo multicolor de las aves o el bullicio de los monos.

El atardecer nos sorprende y es hora de retornar al albergue Huitoto Lake Lodge, un lugar donde Flor Rumayna y su familia emprendieron una ardua labor desde el  2001 para cuidar este lugar.

Aunque al inicio la tala indiscriminada y la minería ilegal fueron los  principales problemas a los que se enfrentaron, no retrocedieron en su lucha por preservarlo y protegerlo de ambas actividades que han dañado gran parte de la selva peruana.

Al día siguiente en el ingreso del recinto unos emocionados loros  nos dan  la bienvenida. Es un buen día para iniciar un recorrido completo y dejarse sorprender por la naturaleza. La biodiversidad es exquisita.

Los primeros en aparecer son unos juguetones lobos de río, una especie en peligro de extinción, que aquí ha encontrado un paraíso lejos de los cazadores furtivos.

Pero no es el único. En lo alto, en esas inmensas copas de los  árboles que pueden llegar hasta los cuarenta metros de altura, aparecen otras variedades de primates. Los huasita, tocon, maquisapa y  frayle que observan incrédulos a los visitantes.

Y si de aves exóticas se trata, aquí hay una gran variedad de especies. Son ellas las que le dan color a este escenario pero también la mezcla perfecta de esos sonidos que parecen agradecer a quienes se preocuparon por mantener este escenario natural.

[LEE: Caracol gigante africano: advierten de su presencia en distintos puntos del Perú]

Una vez en tierra una caminata es perfecta para conocer un poco de la flora. Sin duda el que más sorprende es el árbol Lupuna, el más grande de la amazonia peruana, considerada la madre de la selva.

El lago Huitoto los espera. No hay excusas para dejar de conocer esta maravilla ubicada en la “capital de la biodiversidad del Perú”.