Lunes, 23 de noviembre del 2020

#Alerta Noticias

998-131696

Abuso sexual en el Perú: ¿Por qué la tendencia es seguir culpando a las víctimas?

A raíz de la denuncia de violación colectiva en Surco, conversamos con la Defensoría del Pueblo y el Movimiento Manuela Ramos para analizar por qué se sigue revictimizando a las mujeres que sufrieron violencia sexual

Foto: ANDINA

A raíz de la denuncia de violación colectiva en Surco, conversamos con la Defensoría del Pueblo y el Movimiento Manuela Ramos para analizar por qué se sigue revictimizando a las mujeres que sufrieron violencia sexual

Diane Makishi

La denuncia contra cinco hombres por haber cometido abuso sexual contra una joven de 21 años en Surco conmociona al país y despierta la indignación de la ciudadanía. Sin embargo, cuando el caso fue difundido, las redes sociales también se tornaron violentas y decenas de internautas, lejos de cuestionar a los acusados, culparon a la denunciante por lo ocurrido. ¿Por qué en el Perú se sigue culpando a la víctima?

A raíz de este caso y los violentos comentarios publicados en redes sociales, el Movimiento Manuela Ramos se pronunció y puso sobre la mesa el tema de la cultura de la violación.

Para Mariana Mangini, socióloga y vocera del movimiento, en el caso de la violencia contra la mujer, “se prefiere dudar, juzgar, incluso culpar a la misma víctima, que reconocer que existe esta problemática”.

“A raíz de estos casos (de violación colectiva en el país) es que emerge la cultura de la violación, y es justo aquella en donde, tanto algunos medios de comunicación, usuarios de redes sociales, ciudadanos y ciudadanas de a pie, culpan y juzgan a la víctima, no creen en su denuncia y de por sí, victimizan al agresor”, señaló Mangini a canaln.pe


La escritora española, Nuria Varela, señala en su obra Cansadas que el término fue acuñado como concepto en los años setenta, y “vincula la violación y violencia sexual a la cultura de una sociedad en la que lo habitual es normalizar, excusar, tolerar e incluso perdonar la violación, y al mismo tiempo, culpabilizar a la víctima”.

Por su parte, Eliana Revollar, adjunta para los Derechos de la Mujer de la Defensoría del Pueblo, señaló que estos ataques y cuestionamientos hacia la víctima confirman que “somos un país donde el machismo está muy asentado”.

“Inmediatamente toda la batería del pensamiento se direcciona a ver qué es lo que hizo o dejó de hacer la víctima para responsabilizarla y culparla, eso es distraer la atención sobre el problema de fondo que es, en este caso, el atentado contra la libertad sexual de agredida en la condición en que ella estaba, y no solamente por una persona, sino en una actuación colectiva”, expresó.


En el libro Cansadas, Nuria Varela también explica que la cultura de la violación “se nutre de culpabilizar a las mujeres de los delitos que sufren, especialmente de los delitos sexuales y coloca en ellas la responsabilidad de su autoprotección”.

¿QUÉ POSTURA TOMAR ANTE UN CASO DE AGRESIÓN SEXUAL?

Mariana Mangini considera que no se debe minimizar ningún acto de violencia y no se debe culpar a las víctimas. “El primer mensaje es no ser cómplices de la violencia, no hay que culpar a la víctima, hay que solidarizarnos, abrazarla y sostenerla, nunca seguir juzgándola, no hay que minimizar ningún acto de violencia, aunque nos parezcan los más pequeños”, enfatizó.


Revollar sugiere empatizar con la víctima y “poner los reflectores donde corresponde, en quienes las han violentado”. “Yo haría un llamado a una reflexión mucho más profunda sobre las causas de la violencia, en pensar en esa víctima en términos de un ser humano que merece todo el respeto, toda la consideración a su dignidad. Si nosotros la juzgamos, establecemos juicios de valor sobre ella, sobre lo que hace, lo que le gusta, simplemente vamos a destruir la vida de esa persona”, dijo.


Mangini y Revollar coinciden en que, para combatir esta problemática, es fundamental el enfoque de género y la educación sexual en los colegios. “El enfoque de género, más allá de las ideologías, es un enfoque de igualdad, en el cual se tiene que poner en primer lugar, el respeto por la dignidad humana, sea de quien sea”, sostuvo Revollar.

“Tenemos que seguir reforzando la idea del enfoque de género multisectorial, reforzar la educación sexual integral, capacitar sobre todo a quienes recepcionan las denuncias, a la Policía, a los operadores judiciales, para así esperar justicia para todas las víctimas de violencia de género y machista”, agregó la vocera de Manuela Ramos.