S?bado, 24 de julio del 2021

#Alerta Noticias

998-131696

Canal N 15 años: Bernardo Roca Rey y Gilberto Hume, los arquitectos del medio

Conozca la historia del ‘chancho que vuela’ en la redacción de noticias del canal.

Siempre estuvo volando allí, silencioso testigo de cada noticia que ocurrió en el país en los últimos 15 años.

“Es un chancho hecho en Tailandia y lo colgué de la tuerca, que es lo que llamamos el sitio de la dirección. En algún momento ese chancho nos protegía, y cada vez que alguien decía esto no se puede, todos miraban al techo como diciendo: si los chanchos vuelan acá todo se puede”, afirmó Bernardo Roca Rey, uno de los fundadores de ‘Canal N’.

[LEA: Canal N 15 años: así trabajamos día a día para mantenerlo siempre bien informado]

Una década y media después continúa en el aire, como símbolo de un proyecto que parecía imposible, pero que luego de este tiempo se convirtió en la voz de cada hecho que trascendió en la nación.

En el Perú de 1999 era más fácil que los chanchos vuelen a que un canal de noticias emita señal. Canal N se presentó al país con señal en vivo el 4 de julio de ese año, pero la idea surgió casi 2 años antes, en tiempos de la toma de la embajada de Japón.

El periodista Bernardo Roca Rey tenía el sueño pero como en toda visión hacía falta un socio, una casualidad puso a Gilberto Hume en el mismo camino en un encuentro en la playa.

“Una tarde completa haciendo ceviche en frasco con bastante pisco, y después seguimos y seguimos dándole vueltas y se fue madurando la idea”, dijo Hume.

[LEA: Políticos saludaron a Canal N por sus 15 años]

Convencido el directorio de El Comercio comenzaron esta aventura, un canal 100% digital en años de televisión análoga, montado en un pequeño y tranquilo local en calle Madrid en Miraflores, con permanente señal en vivo. Para muchos un plan suicida, para ellos un objetivo posible pese a su osadía tecnológica.

“Canal N es una revolución por dos cosas, por la tecnología, y una revolución por lo editorial, es un canal con una línea editorial bien fácil de defirnir con 2 palabras y bien fácil de trabajar: decir la verdad”, agrego Hume.