S?bado, 27 de noviembre del 2021

#Alerta Noticias

998-131696

Tuesta: Manuel Merino no es Valentín Paniagua, ni el 2000 es igual al 2020

Fernando Tuesta.

Politólogo aseguró que “se ha cortado” un gobierno democrático

El politólogo Fernando Tuesta, señaló que el actual presidente Manuel Merino, así lo quiera no es Valentín Paniagua, quien aseguró era un “personaje intachable” con alta reputación.

Agregó que la situación política del año 2000 no es la misma de este 2020, pues no estamos en medio de una dictadura. Añadió que hoy “se ha cortado” un gobierno democrático.

El expresidente de la Comisión de Alto Nivel para la Reforma Política, sostuvo además que, si bien Acción Popular tiene mayoría parlamentaria, es el partido más dividido del país. 

Tuesta Soldevilla dijo que la vacancia es una acción del Congreso comprometida con una coalición de siete u ocho agrupaciones.

“Quien ha ganado es el señor Merino de Lama que quería pasar a la historia en la galería de presidentes del Perú. No creo que la agenda del señor Merino necesariamente era la agenda de Acción Popular, y la agenda de Acción Popular tampoco era única porque sabemos que es un partido donde las divisiones o sectores eran ampliamente ya conocidos. Es el partido mayor en el Congreso y el partido más dividido que hay en el país”, sostuvo a Canal N.

“No estamos, así lo quiera el señor (Manuel) Merino, él no es Valentín Paniagua, ni el 2000 es igual al 2020. El 2000 era la caída de un régimen autoritario en tránsito a un gobierno democrático y Valentín Paniagua era un personaje intachable con una alta reputación. Y todos los partidos dejaron que él constituya el gobierno e inicie la lucha contra la corrupción”, detalló.

Agregó que el gobierno de Manuel Merino no observaría ninguna ley que apruebe el Congreso. Dijo que ni él puede garantizar lo que dice, pues cada partido que apoyó la vacancia buscaría sus propios beneficios.

Finalmente, Tuesta consideró que el gobierno de Martín Vizcarra es el primero que sale, con periodo completo o interrumpido, pero tiene apoyo de la opinión pública. Ello a diferencia del Congreso que tiene votos, pero no respaldo de la ciudadanía.