Viernes, 24 de junio del 2022

#Alerta Noticias

998-131604

Compartir

Ministro Serna habría plagiado en su tesis doctoral

Rosendo Serna. Foto: Andina / Video: Cuarto Poder

Cuarto Poder descubrió que al menos el 70 % de la investigación académica del ministro Rosendo Serna fue plagiada.

El ministro de Educación Rosendo Serna está incómodo.

Cuarto Poder ha sometido a prueba su tesis doctoral y ha hallado que más del 70% no es original, es un collage de textos que no le pertenecen y que ha utilizado sin citar la fuente.

Este gobierno del maestro y presidente Pedro Castillo nombró en diciembre pasado a Rosendo Serna como titular de Educación.

Un hombre dedicado toda su vida al sector: maestro y docente universitario, y director de la Dirección Regional de Educación de Huánuco, su tierra natal. Tras tomar juramento, se hizo eco a todas sus credenciales: Maestría en Educación y doctorado en Psicología Educacional y Tutorial en la Escuela de Posgrado de la Universidad Enrique Guzmán y Valle, La Cantuta, Alma Mater del Magisterio Nacional.

El doctorado, el más grande de sus pergaminos, el ministro Serna lo obtuvo en diciembre del 2019 con la tesis titulada “El marco del buen desempeño docente y la inteligencia emocional en los docentes de las Instituciones Educativas del nivel secundaria de la UGEL Huánuco, 2017”.

En un gobierno donde el copiar-pegar parece recurrente, decidimos someter a prueba la tesis doctoral del ministro, el docente más importante del Perú.

Del repositorio de la Universidad La Cantuta, tomamos el documento de 91 páginas y lo pasamos por el software antiplagio de mayor prestigio en el mundo: Turnitin.

Párrafos y páginas de textos tomados sin citar la fuente original, ni en pie de página ni como referencia, fue el más lamentable resultado de esta prueba solicitada a la Universidad Científica del Sur. Más del 70% del documento no es original y textos completos, o con algunas palabras cambiadas, pertenecen a otras fuentes, a otros autores que ni siquiera son mencionados.

A pedido de Cuarto Poder, la Pontificia Universidad Católica también pasó por Turnitin la tesis doctoral del ministro. Aunque sus expertos pusieron otras variables de fiabilidad, el resultado fue, en la práctica, el mismo: 70% de la tesis no es original y es, en cambio, semejante a textos de otros autores en mayor o menor proporción.

A la izquierda vemos la tesis del ministro Serna. Las líneas y párrafos a color son textos no originales. La ventana de la derecha tiene a los autores reales, a los autores que habrían sido víctimas de plagio.

Nos detenemos en el Capítulo del Marco Teórico, aquí donde el ministro Rosendo Serna debía lucir todo lo que había trabajado e investigado para realizar su tesis. Pero su texto es igual a otra tesis del 2018 de Klin Papas Tucto para un grado de maestría también en La Cantuta.

Al igual que Papas Tucto, el ministro Rosendo Serna el 2019 empieza diciendo: “La revisión de la literatura referente a nuestro tema de investigación nos permitió afirmar que el clima organizacional, constituye un aspecto importante de la relación entre personas y organizaciones y que ha merecido una especial atención.”

Palabras, enlaces, puntos y comas son iguales a lo escrito un año antes por Papas Tucto. Párrafo tras párrafo e incluso citas bibliográficas, citas que parece fueron producto de la investigación del ministro, pero que fueron escritas un año antes por Papas Tucto.

“Nieves (2006), en su estudio “Desempeño Docente y Clima Organizacional (...) concluye que el Personal Docente de Liceo Agustín Codazzi en actividades intracátedra, evidenció, de acuerdo a una evaluación resultante, un desempeño óptimo en cada uno de los roles considerados. Sin embargo, en el rol como orientador los estudiantes percibieron su acción moderadamente deficiente”.

Como directivo de Propiedad Intelectual en Indecopi, Martín Moscoso es recordado porque abrió de oficio una investigación por plagio contra el escritor Alfredo Bryce Echenique. Una sanción en Indecopi puede llegar a las 180 UITs, o 828 000 soles, y una denuncia penal puede llegar a ocho años de cárcel, nos dice.

El síndrome copiador, en efecto, no acaba en un episodio. Fuimos testigos de cómo el software Turnitin se detuvo, el sistema se plantó dos veces, por el esfuerzo de cargar, tantos y tantos textos que coincidían con la tesis de nuestro ministro de Educación.

Seguimos repasando la tesis. Los párrafos coloreados por Turnitin evidencian la copia de otros textos. En la redacción de su “definición y propósitos”, el ministro escribió tal cual y sin citar el texto de un antiguo brochure del Ministerio de Educación:

Redacta el ministro “El Marco del Buen Desempeño Docente, de ahora en adelante el Marco, define los dominios, las competencias y los desempeños que caracterizan una buena docencia y que esos exigibles a todo docente de Educación Básica Regular del país”. Excepto por las mayúsculas y la palabra “regular”, vamos igual con comas y puntos. “Constituye un acuerdo técnico y social entre el Estado, los docentes y la sociedad en torno a las competencias que se espera dominen las profesoras y los profesores del país, en sucesivas etapas de su carrera profesional…”

En “Propósitos específicos del Marco de Buen Desempeño Docente” lo que el Ministerio de Educación separa en letras, el ministro los quita.

Es su tesis doctoral del 2019 y el ministro sigue, sigue, y sigue sin advertir al lector que eso que él explica no es su texto, no es su producto intelectual, sino un brochure del Ministerio de Educación, que ahora él encabeza.

En la tesis del ministro, según los especialistas consultados, a la gravedad de lo poco original, con 70 % de contenido ajeno, se agrega lo punible, lo ilegal.

Del universo de internet encontramos este Power Point del 2017 atribuido a la Unidad de Gestión Educativa Melgar, con un texto idéntico a la tesis que el ministro escribió dos años después:

El ministro subtitula “Las nueve competencias del docente” y prosigue: “Se entiende por competencia un conjunto de características que se atribuyen al sujeto que actúa en un ámbito determinado. Fernández (s/f) reúne un grupo de conceptos de competencias y, tras examinarlos, encuentre elementos comunes:”. Lo que está en esta dispositiva aparece transcrito sin citar dos años después en el texto de Rosendo Serna Román.

Hay gráficas de publicaciones del Ministerio de Educación del 2015, que el ministro Serna pone tal cual, el mismo color y formato en su tesis, sin poner un pie de página, sin indicar que no son suyas.

En el subcapítulo “Campos de acción o dominio global del desempeño docente” el ministro Rosendo Serna arranca con una cita bien hecha. Turnitin, sin embargo, nos advierte que ese fragmento le pertenece a otra persona. El original fue publicado por Dilma Zárate el 2011 en la Universidad Nacional Mayor de San Marcos para un grado de Magíster en Educación.

Ella, ocho años antes que el ministro, escribió: “Montenegro Ignacio (2003, 21) señala que, esta labor que realiza es diversa; sin embargo, puede ubicarse en cuatro niveles: la acción del docente sobre sí mismo, la que realiza en el aula y otros ambientes de aprendizaje, la que desarrolla en el entorno institucional y la que ejerce en el contexto sociocultural. El siguiente diagrama ilustra las relaciones de inclusión que se presentan entre estos campos de acción”. La autora original, Dilma Zárate, coloca su gráfica, tal cual prometió, pero el ministro no lo hace, y sigue copiando el texto tal cual en su tesis doctoral, párrafo tras párrafo, tras párrafo.

Hay hojas y hojas de coincidencias con revistas o autores de otros países, como Ecuador, o de otras instituciones como la Universidad Peruana Los Andes. Pero en un hecho digno de fenómenos paranormales, parte de la tesis del ministro Rosendo Serna coincide con los mismos párrafos escritos por el estudiante Eduardo Sánchez Vidal, quien realizaba su tesis también en 2019, y con el mismo asesor, Alfonso Cornejo Zúñiga.

El ministro para un doctorado, y el otro estudiante para una maestría, escribieron las mismas líneas, todo tal cual:

El ministro escribe: “Para tal efecto, la investigación se desarrolló teniendo en cuenta el esquema de la Escuela de Posgrado de la Universidad Nacional de Educación Enrique Guzmán y Valle, por lo que en su estructura consta de:”.

Serna divide sus capítulos exactamente como Eduardo Sánchez Vidal, una línea tras otra y concluye igual, diciendo que “al poner la presente investigación a consideración de los señores miembros del jurado, lo hago con la humildad de docente en constante aprendizaje y dispuesto a recibir las sugerencias constructivas, que estoy seguro enriquecerá este y demás estudios, por cuyos aportes valiosos les expreso mi agradecimiento y reconocimiento”.

El asesor de ambas mentes gemelas vive en esta residencial de docentes a la espalda de La Cantuta. No hubo forma de preguntarle, cómo no se dio cuenta de que evaluaba dos redacciones iguales.

En la Universidad la Cantuta el vicerrector Daniel Chirinos no pudo recibirnos como había prometido, pero por teléfono precisó que desde el 2020 aquí se utiliza el software Turnitin para la revisión de autenticidad de los trabajos de todos sus estudiantes, con una valla que el ministro no podría pasar:

Aunque la tesis de Rosendo Serna se sustentó con éxito en diciembre del 2019, para los expertos las consecuencias de su escasa originalidad, de sus párrafos sin citar, son vigentes y sancionables.

Pero si el 72 % de la tesis tiene indicios de plagio, ni siquiera los reconocimientos se salvan de la copia. En su página 4 el ministro Rosendo Serna agradeció a “Dios nuestro Señor” por haberlo acompañado en tan ingente trabajo, un sentido reconocimiento que Turnitin descubrió que, salvo el nombre de las personas, se repite tal cual en la tesis de Eduardo Sánchez por una maestría aquel 2019 y en la tesis un año antes de Raúl Burgos Romero.