Mi?rcoles, 08 de diciembre del 2021

#Alerta Noticias

998-131696

Filipinas: Presidente Duterte ordena detener a quienes usen mal la mascarilla

Filipinas: Presidente Duterte ordena detener a quienes usen mal la mascarilla. Foto: AFP

Mandatario filipino lanzó esta nueva directiva después de una reunión del grupo de trabajo sobre la COVID-19

El presidente de Filipinas, Rodrigo Duterte, ordenó a la policía detener a los que no lleven la mascarilla correctamente, incluidos a los que la llevan por debajo de la nariz, en un momento en que su país tiene dificultades para contener un brote de coronavirus

El jefe de Estado lanzó esta nueva directiva después de una reunión del grupo de trabajo sobre la COVID-19, según un video transmitido por sus servicios el miércoles por la noche, y en el que se ve que todos llevan la máscara, excepto él.

Miles de personas fueron sancionadas por violar las normas establecidas para luchar contra el coronavirus desde que se reforzaron las restricciones en la capital y las provincias vecinas, a finales de marzo, debido a un brote de casos.

El ministro de Justicia y el jefe de la policía instaron a los agentes a imponer multas o servicios comunitarios a los infractores, en lugar de detenerlos, tras la muerte de un hombre que, por violar el toque de queda, fue obligado a realizar un centenar de flexiones por la policía.

Pero Duterte afirma que los policías deben mostrarse intratables con las personas que llevan mal la máscara.

El año pasado, el jefe de Estado, conocido por sus declaraciones exageradas, a veces sus insultos, afirmó que las fuerzas de seguridad debían abrir fuego contra quien creara "desorden" en zonas confinadas, lo que le había valido fuertes críticas de las organizaciones de defensa de los derechos humanos.

El portavoz del presidente, Harry Roque, confirmó que se ordenó a la policía que procediera a efectuar detenciones, precisando que eran posibles de hasta 12 horas. 

La asociación de derechos humanos Karapatán denunció una directiva "no científica e ineficaz", así como un "uso desproporcionado de la fuerza".

Con información de AFP