Viernes, 25 de septiembre del 2020

#Alerta Noticias

998-131696

Rusia rechaza críticas por la aprobación de su vacuna contra el COVID-19

El Gobierno ruso confirmó que la primera tanda del medicamento estará listo dentro de 2 semanas para inocular a la población de forma voluntaria

Rusia se pronunció por críticas a su vacuna. Foto: iStock

El Gobierno ruso confirmó que la primera tanda del medicamento estará listo dentro de 2 semanas para inocular a la población de forma voluntaria

Rusia salió a defender su vacuna contra el COVID-19 tras las fuertes críticas que surgieron luego de que el presidente ruso, Vladimir Putin, dijo que su país se había convertido en el primero en el mundo en autorizar un fármaco de este tipo contra la enfermedad.

De acuerdo a estándares internacionales, para que una vacuna demuestre su eficacia debe ser probada en miles de personas, lo que ocurre en la fase 3, que es la última etapa de los ensayos clínicos. La vacuna rusa no culminó este proceso.

Sin embargo, el ministro de salud de Rusia, Mijail Murashko, rechazó las advertencias de los expertos sobre la seguridad por la rápida aprobación de la vacuna rusa. "Parece que nuestros colegas extranjeros están percibiendo las ventajas competitivas específicas de la droga rusa y están tratando de hacer comentarios, que en nuestra opinión, son completamente infundados", dijo el titular de Salud ruso.

No obstante, no son completamente infundados y así lo ha hecho saber la Organización Mundial de la Salud (OMS), que le pidió la semana pasada a Rusia que se ciña a las normas internacionales para la producción de su vacuna.

Pese a ello, el Gobierno de Rusia, que no ha publicado ningún dato de las pruebas, ya confirmó que la primera tanda del medicamento estará listo dentro de dos semanas para inocular a la población de forma voluntaria, con prioridad a los trabajadores sanitarios.

LEE: Filipinas: Rodrigo Duterte se ofrece como voluntario para probar la vacuna de Rusia contra el COVID-19

LEE: Coronavirus: Rusia anunció que registró la primera vacuna contra la COVID-19