Alejandro Soto: El legajo del nuevo presidente del Congreso de la República

El flamante presidente del Congreso, cuya Mesa Directiva ha unido al fujimorismo y cerronismo, ha sido denunciado por diferentes delitos, como tráfico de influencias, peculado y estafa genérica

Video: Cuarto Poder

Alejandro Soto Reyes, nuestro flamante presidente del Congreso fue estrella de la televisión cusqueña durante 20 años. Confiado en su fama, Soto Reyes apeló a la auto entrevista en su set para apuntalar su campaña al Congreso. Era mayo de 2021. En un minuto de sorpresiva confesión trajo a memoria a su propio hijo recién fallecido.

Hoy, ya titular del Parlamento, Alejandro Soto ha dejado un legado que nos permite también hacer una confrontación entre él como presidente del Congreso y el periodista y político con nueve imputaciones penales, dos de ellas con acusaciones fiscales.  

El miércoles 26 de julio el cusqueño Soto Reyes juró como presidente de una mesa directiva que unió al fujimorismo y a su archienemigo, el cerronismo. La lista número 1, integrada por Alejandro Soto de Alianza para el progreso, Hernando Guerra García de Fuerza Popular, Waldemar Cerrón de Perú Libre y Roselli Amurús de Avanza País, obtuvo el respaldo de 77 congresistas, mientras que la lista 2 liderada por Luis Aragón de Acción Popular, obtuvo 39 votos.

Esa mañana, Alejandro Soto, la carta del partido de César Acuña, se instalaba en el poder en medio de críticas por las denuncias penales que tiene en Cusco y Lima, que van de junio del 2000 a setiembre de 2022, cuando ya era congresista.

Soto ha sido denunciado por diversos delitos, tráfico de influencias, peculado, concusión, falsedad genérica, falsedad ideológica, estafa, entre otros.  En diciembre de 2021, Etel Marquina Rodríguez, fiscal provincial del cusco, solicitó para el ahora presidente del Congreso ocho años y ocho meses de cárcel por un concurso real de delitos, entre ellos estafa genérica.

Era octubre de 2012. Alejandro Soto se desempeñaba como asesor legal de la empresa de transportes turísticos, Waynapicchu S.A. Ese mes firmó un contrato con el entonces presidente del directorio, Cristóbal Moro, y con el gerente general de la empresa Mario Sequeiros para la elaboración de un documento llamado “estatutos modificados de la sociedad”, por un monto de 10 mil soles. Según la fiscal Marquina, Soto nunca realizó el servicio, pero sí cobró y en exceso.

El documento señala que el 23 de octubre de 2012 Soto realizó dos cobros, 1945 dólares mediante cheque de gerencia y 5555 soles mediante recibo por honorarios. Tiempo después, el 12 de diciembre de 2014, el cusqueño volvió a cobrar por el mismo servicio incumplido, esta vez fueron 5 mil soles mediante cheque de gerencia y 5555 soles con recibo por honorarios.

Soto, el hombre de la tele cusqueña que ganó las elecciones al Congreso con los votos de un sector de la izquierda, y encabeza hoy una alianza con el fujimorismo, guarda todavía más secretos.

La fiscal Etel Marquina lo encontró culpable de otro hecho. El documento oficial dice a la letra. El acusado Alejandro Soto Reyes vendió a la empresa agraviada para la cual prestaba servicios como asesor legal un predio en 265 mil dólares, cuando ocho meses atrás lo compró por 5 mil dólares, habiendo incrementado el precio en 5000%.

No solo ocultó que era dueño del terreno, también, según fiscalía, consignó información falsa sobre el tamaño del predio. Soto utilizó los servicios de Marco Antonio Quenta Escalante, hermano de su hombre de confianza, José Carlos Quenta Escalante para que en diciembre de 2014 emita una “memoria descriptiva del predio” que le vendió a la empresa Waynapicchu S.A. En ese documento Marco Quenta consignó falsamente que el área de terreno era 879.9 m2 cuando en realidad, medía 640.61 m2.

En el colmo de todo, Soto Reyes no quiso pagar impuestos por la venta de su terreno. Esa vez se puso de acuerdo con la entonces contadora, Datne Flores Medina para desconocer su responsabilidad y cargarle el pago de 25 mil soles por impuesto a la renta a la empresa agraviada.

El político, periodista, abogado y empresario de APP ha sido denunciado, además, en 2017, por participar en un grupo armado dirigido por un ciudadano extranjero para actuar en territorio nacional. En 2019 la tercera fiscalía provincial penal del cusco lo acusó, pero tanto en diciembre de 2020 como agosto de 2022, Alejandro Soto Reyes apeló. Esa última vez ya ocupaba una curul en el congreso.

En el año 2010, Alejandro Soto Reyes estuvo cara a cara con Víctor Abel Del Castillo, ex alcalde del distrito de Santiago en Cusco. Ambos eran investigados por peculado. Según el exalcalde y la extesorera, el ahora presidente del congreso participó de la desaparición de 4 mil dólares donados por una empresa de telefonía a la municipalidad en 2008, donde Soto se desempeñaba como funcionario.  El dinero que estaba en el banco, según el alcalde, fue cobrado por el guardaespaldas de Soto Reyes.

Al final el exalcalde de Santiago fue condenado a prisión, pero al cabo de seis meses quedó absuelto y salió en libertad. Por su parte Soto, también fue absuelto.

Un nuevo capítulo comienza a escribirse en el Congreso bajo la apuesta de una nueva Mesa Directiva que, asegura, va en busca de la confianza perdida. ¿Estarán a la altura?

Ver también

Alejandro Soto: Un perfil cargado de denuncias

Ver también

Alejandro Soto: Vamos a elaborar una agenda conjunta para revertir la mala imagen del Parlamento

Ver también

Alejandro Soto hizo un llamado a la unidad, la defensa del Congreso y mejorar la relación con la población

Tags

  1. cuarto poder
  2. Alejandro Soto
  3. mesa directiva
Logo Canal N
© Canal N | CONTÁCTANOS: Redacción: info@canaln.pe - tlf: 411-0808