Jueves, 14 de noviembre del 2019

#Alerta Noticias

998-131696

China pidió a Hong Kong castigar a autores de la violencia en protestas

China pidió a Hong Kong castigar a autores de la violencia en protestas. Foto: AFP

Protestas que iniciaron en junio en rechazo a un proyecto, ahora suspendido, para autorizar las extradiciones a China se convirtió con el paso de los días en un reto sin precedentes para Pekín

China pidió el lunes al ejecutivo de Hong Kong sancionar a los autores de la violencia en las manifestaciones y "restablecer el orden rápidamente", tras un nuevo fin de semana de protestas y enfrentamientos con la policía en la excolonia británica.

Durante una rueda de prensa en Pekín, un vocero de la Oficina de Negocios de Hong Kong y de Macao, el órgano chino encargado de las relaciones con la metrópolis del sur del país, estimó que las manifestaciones de los últimos meses habían "comprometido gravemente" la prosperidad y la estabilidad de la ciudad. "Ninguna sociedad civilizada o de Estado de derecho tolera la violencia rampante", afirmó Yang Guang en esta inusual rueda de prensa.

Otra vocera, Xu Luying, agregó que "ahora la tarea prioritaria de Hong Kong es sancionar los actos violentos e ilegales conforme a la ley, restablecer el orden rápidamente y mantener un ambiente propicio para los negocios".

El domingo por la noche, manifestantes prodemocracia se enfrentaron por segundo día consecutivo a la policía de Hong Kong, lo que dio lugar a las escenas más violentas observadas hasta ahora en el territorio.

Estos enfrentamientos se produjeron cerca de la Oficina de Enlace china, que representa la autoridad de Pekín en la región semiautónoma.

La policía anunció el lunes por la mañana en un comunicado que 49 "manifestantes radicales" fueron detenidos por diversas infracciones la víspera y afirmó que los manifestantes eran "cada vez más violentos".

La movilización que comenzó a principios de junio en rechazo a un proyecto hongkonés, ahora suspendido, para autorizar las extradiciones a China se fue convirtiendo con el paso de las semanas en un desafío sin precedentes para Pekín desde la retrocesión del territorio en 1997.

"Conspiración"
La creciente preocupación de Pekín se vio reflejada este lunes en un editorial del diario anglófono oficial China Daily. "Lo que ocurre en Hong Kong ya no es una expresión de quejas reales o imaginarias", considera el periódico.

"Tiene el mismo tono que las revoluciones de colores que se produjeron en Medio Oriente y el norte de África: elementos locales antigubernamentales que conspiran con fuerzas exteriores para derrocar gobiernos empleando medios de comunicación modernos para propagar rumores, desconfianza y temor".

La policía acusó a los manifestantes de lanzar ladrillos, botellas, bombas de pintura, líquidos corrosivos, e incluso mencionó bolas metálicas con ballestas. Del lugar de los enfrentamientos se recuperaron también arcos y flechas, según las fuerzas del orden.

La policía respondió con un uso masivo de gas lacrimógeno y balas de goma, y las unidades de élite intervinieron para dispersar a los últimos manifestantes. Las autoridades anunciaron el lunes que hubo 16 heridos.

El sábado, ya se habían registrado violentos incidentes en una concentración en Yuen Long, una ciudad cercana a la frontera china. Los manifestantes protestaban contra la agresión de militantes prodemocracia el 21 de julio, atribuida a las pandillas violentas conocidas como "triadas", que dejó 45 heridos.

En la noche ocurrieron enfrentamientos entre agentes antidisturbios y manifestantes. La policía informó de 13 detenciones y las autoridades sanitarias dieron cuento de 24 heridos, dos de ellos graves.

La jefa de gobierno de Hong Kong, Carrie Lam, no ha dado muestras de querer dar marcha atrás en su política o de adoptar medidas en el sentido que reclaman los manifestantes, más allá de la suspensión del controvertido proyecto de ley de extradiciones.

AFP

LEE: Hong Kong: Policía retomó control del Parlamento tras la ocupación de los manifestantes

LEE: Hong Kong: miles protestaron en contra de ley que busca extradición a China